¿Cuál es la mejor Benzodiacepina?

Existen múltiples tipos de benzodiacepinas con diferente potencia, tiempo de acción o vida media. Por sus diferentes características, cada tipo de Benzodiacepina puede ser más eficaz en el tratamiento de ciertos tipos de síntomas o tener más efectos adversos. Vamos a conocer en qué se diferencian.

 

¿Qué son las Benzodiacepinas?

Las benzodiacepinas son los medicamentos más usados para el tratamiento de los trastornos de ansiedad, aunque también se utilizan para el tratamiento de otros trastornos como el insomnio, la agitación motora o las convulsiones, entre otros.

Estos fármacos actúan sobre el sistema nervioso central (SNC), potenciando la actividad del neurotransmisor GABA (ácido gamma-aminobutírico), un neurotransmisor que inhibe el SNC. Por lo tanto, cuando aumentamos la actividad del GABA estamos haciendo que disminuya la actividad de nuestro sistema nervioso, consiguiendo así reducir la excitación cerebral.

 

Principales tipos de benzodiacepinas

Teniendo en cuenta que existen muchos tipos distintos de benzodiacepinas, vamos a indagar más sobre algunas de las más recetadas:

Diazepam

Es conocido por varios nombres comerciales, Valium es uno de los más populares. El diazepam se utiliza para tratar trastornos de ansiedad, trastornos del sueño, espasmos musculares, epilepsia o el síndrome de abstinencia al alcohol. Su acción prolongada en el tiempo permite que su efecto terapéutico sea más duradero.

Alprazolam

El alprazolam es otra benzodiacepina que se utiliza ampliamente en el ámbito médico. Es más conocida por su nombre comercial, Xanax o Trankimazin.

Debido a su rápida acción y a su vida media intermedia, el alprazolam es especialmente útil en el manejo de las crisis de ansiedad agudas.

Lorazepam

El lorazepam se conoce por sus nombres comerciales, Orfidal o Ativan. El lorazepam se utiliza principalmente para el tratamiento de sintomatología ansiosa a corto plazo y también se utiliza en el tratamiento de los trastornos del sueño, como el insomnio a corto plazo.

Clonazepam

El clonazepam, conocido por su nombre comercial Rivotril, es una benzodiacepina de acción prolongada que se utiliza en el tratamiento de la epilepsia y los trastornos de ansiedad. Su vida media larga permite que se pueda administrar con menor frecuencia, lo que facilita el seguimiento del tratamiento.

 

Benzodiacepina Potencia relativa Vida media Características y uso
Diazepam + Prolongada (+24 horas) Efecto ansiolítico y relajante muscular. Su duración prolongada lo hace adecuado para un tratamiento más extendido.
Lorazepam ++ Intermedia (12-24 horas)

 

Rápida acción y efecto ansiolítico e hipnótico, lo que lo hace adecuado para ansiedad aguda y tratamiento insomnio a corto plazo.
Alprazolam +++ Intermedia (12-24 horas) Alta potencia y rápida acción para el alivio de los síntomas de ansiedad y ataques de pánico.
Clonazepam ++++ Prolongada (+24 horas)

 

Efectivo en el tratamiento del trastorno de pánico y la epilepsia debido a su duración prolongada y efecto anticonvulsivo.

 

 

Efectos adversos de las Benzodiacepinas

Aunque las benzodiacepinas han demostrado tener eficacia para el tratamiento de diversos trastornos, como la ansiedad o el insomnio, los efectos adversos que pueden provocar debemos tenerlos muy en cuenta. Según el tipo que tomemos los efectos no deseados pueden ser ligeramente diferentes, pero algunos de los más frecuentes en todos los tipos de benzodiacepinas son:

  • Sensación de aturdimiento y/o somnolencia
  • Mareos, náuseas y vómitos
  • Deterioro de las funciones cognitivas: memoria, atención y habilidades ejecutivas
  • Trastornos del sueño
  • Depresión e ideación suicida
  • Comportamiento agresivo
  • Dolor de cabeza
  • Visión borrosa
  • Boca seca
  • Aumento del apetito y ganancia de peso
  • Problemas digestivos y dificultad para orinar
  • Cambios en la libido

 

Tolerancia, dependencia y abstinencia de las Benzodiacepinas

Las benzodiacepinas son unos psicofármacos que están indicados para su uso a corto plazo, el tratamiento debería ser como máximo de 8-12 semanas. Si se consume este medicamento de forma prolongada, esto puede llevar a la aparición de: tolerancia, dependencia y síndrome de abstinencia.

La tolerancia se refiere a cuando nuestro organismo se acostumbra a los efectos de una sustancia y requiere dosis cada vez mayores para obtener el mismo efecto. En el caso de estos psicofármacos, la tolerancia puede ser diferente según la vida media de la benzodiacepina que tomemos. Las benzodiacepinas de vida media larga, como por ejemplo el clonazepam o el diazepam, producen menor tolerancia que las de vida corta o intermedia, como el lorazepam y el alprazolam.

La dependencia hace referencia a cuando nuestro cuerpo se vuelve física y psicológicamente dependiente de una sustancia. En el caso de las benzodiacepinas, la dependencia es más probable si se toma sin seguir las indicaciones del psiquiatra, pero puede desarrollarse también cuando se toman según las indicaciones médicas.

Como consecuencia de esta dependencia, si interrumpimos o reducimos bruscamente el uso de las benzodiacepinas puede aparecer el síndrome de abstinencia. Los síntomas de abstinencia pueden incluir: ansiedad intensa, depresión, insomnio, temblores, sudoración, confusión, agitación e incluso convulsiones. Usualmente comienza en las 24 horas posteriores a la interrupción del consumo y puede durar desde unos días hasta meses. El síndrome de abstinencia de las benzodiacepinas puede ser peligroso y es posible que requiera de atención médica especializada.

 

Entonces, ¿cuál es la mejor benzodiacepina?

Teniendo en cuenta la evidencia científica de la que disponemos en la actualidad, no podemos concluir que una benzodiacepina es mejor que otra en todos los aspectos. La benzodiacepina que pueda ser más adecuada para cada persona dependerá de muchos factores, como la condición clínica específica, las características individuales del paciente, la respuesta al tratamiento y las consideraciones de seguridad.

Por ejemplo, en cuanto a los efectos secundarios, el alprazolam se asocia con un mayor riesgo de dependencia y abstinencia, mientras que el diazepam puede tener un mayor riesgo de somnolencia diurna. Por otro lado, el alprazolam y el clonazepam se eliminan más rápidamente del cuerpo, lo que podría reducir el riesgo de cansancio residual. Además, el clonazepam se ha asociado con un mayor riesgo de mareos y deterioro cognitivo.

En cuanto a su efectividad, todas las benzodiacepinas mencionadas son efectivas en la mejora de los síntomas de ansiedad, insomnio y otros trastornos relacionados. No obstante, algunos estudios sugieren que el alprazolam y el clonazepam actúan más rápido y pueden tener un efecto más potente en comparación con el lorazepam y el diazepam.

En definitiva, debe ser un médico especializado quien evalúe nuestra historia clínica y tenga en cuenta todos los factores para tomar la decisión de cuál es la benzodiacepina más adecuada para nuestro caso.

 

Alternativas y desintoxicación de las Benzodiacepinas

Es habitual ver pacientes que han estado consumiendo benzodiacepinas durante largos periodos de tiempo para tratar diversos trastornos o síntomas. En estos casos, es fundamental contar con la ayuda de un psiquiatra que desarrollará un plan individualizado para poder reducir de forma gradual la dosis, cambiar de fármaco o incluso suspender por completo este tratamiento.

Debemos tener en cuenta que existen otras opciones de tratamiento que pueden ser igual o más eficaces que las benzodiacepinas y que tienen menos riesgos para nuestra salud. La terapia psicológica ha demostrado ser muy eficaz, y en ocasiones imprescindible, para el alivio de los síntomas de ansiedad.

Otro tipo de terapias como el Neurofeedback, también se aplica con eficacia en la reducción de los síntomas de ansiedad, entre muchos otros.

En Neuroscenter, creemos en un enfoque integral y multidisciplinar para abordar cada caso, trabajando en colaboración con otros profesionales de la salud mental que forman parte de nuestro equipo. Esta forma de trabajar con nuestros pacientes nos permite ofrecer el mejor tratamiento posible.

 

 

Rellena el formulario, responderemos a la brevedad

*Todas nuestras terapias se pueden realizar online a excepción de Neurofeedback
Abrir chat
1
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?