ISF Neurofeedback

Conoce nuestros centros

Ubicados en Barcelona y Girona

Valoración en Google

4.9
4.9/5

Clínica Neuroscenter

Centros en Barcelona y Girona

4.9
4.9/5

¿Qué es el ISF Neurofeedback?

EL ISF Neurofeedack es un tipo de entrenamiento con Neurofeedback que se centra en las frecuencias más bajas del cerebro. Las siglas ISF significan infraslow fluctuation, es decir,
fluctuación ultralenta.

El Neurofeedback es un tipo de biofeedback, que es un método para recoger información
mediante el monitoreo de condiciones corporales, para promover el control mediante el condicionamiento sobre actividades normalmente involuntarias. 

Mediante la realización de un electroencefalograma, es posible identificar diferentes áreas en que exista una desregulación o disfunción. Esto, junto con una evaluación apropiada de la situación, condiciones y comportamientos de cada persona a nivel individual, nos permite determinar las áreas del cerebro a trabajar.

El ISF trabaja con las ondas ultralentas para regular el sistema nervioso autónomo y sus
reacciones de huida, lucha o parálisis ante ciertos estímulos o situaciones. Así pues, se trata de
regular la activación de áreas cerebrales relacionadas con el estrés autónomo crónico, ayudando a conectar los sistemas emocional y autónomo.

El corazón, el sistema digestivo y el sistema nervioso autónomo dependen de estas frecuencias
ultra bajas para su coordinación, de modo que podemos decir que el ISF coordina procesos
cerebrales y procesos físicos.

Así pues, el objetivo del entrenamiento con ISF es lograr la homeostasis a nivel mental y físico
para con ello conseguir un estado de calma y atención consciente. Este estado ayuda a superar
condiciones molestas y desagradables, así como a tratar las enfermedades mentales de mejor
manera.

Además de esto el entrenamiento con ISF Neurofeedback permite a quien lo recibe mejorar sus
patrones de sueño, sentirse más en control de su vida emocional, mejorar su atención y su
concentración, y mejorar comportamientos y hábitos, lo cual se manifiesta en nuestro trabajo,
escuela, o actividades cotidianas.

Historia del ISF Neurofeedback

La aparición ISF está íntimamente relacionada con la evolución técnica de los amplificadores usados en Neurofeedback.

La aparición de amplificadores acoplados con corriente alterna (AC) con una frecuencia de corte de aproximadamente 0.5 Hz tiene más de medio siglo de historia. Estos permitieron a los investigadores y practicantes de Neurofeedback observar las oscilaciones más rápidas, que destacaban en cuanto que características en los EEG de la época. Hasta entonces los intentos de grabar eventos de baja frecuencia habían comportado diferentes problemas con los amplificadores, impulsando la instalación del filtro paso alto mencionado.

Todo EEG contiene corriente AC y DC si estas no son filtradas. La implementación de un filtro paso alto eliminaba la corriente continua (DC) en la mayoría de amplificadores de EEG, dejando pasar solo las frecuencias más rápidas. Como consecuencia de esto, se perdía toda la información relacionada con las ondas ultralentas.

En los años 50 aparecieron los amplificadores estabilizados, lo cual permitió la grabación de las corrientes continuas (DC). A medida que estos fueron evolucionando, los investigadores fueron observando los fenómenos que ocurrían en estas frecuencias, que se encontraban por debajo del umbral convencional.

Hasta hace muy poco todos los amplificadores disponibles para Neurofeedback eran
amplificadores AC. Estos permiten realizar entrenamientos en frecuencias más altas, pero resultan menos apropiados para trabajar con frecuencias bajas, de modo que estas frecuencias se eliminaron para la mayoría de diseños usados en Neurofeedback.

Los amplificadores acoplados con corriente contínua (DC) empezaron a proliferar en las últimas tres décadas llevando la atención a la energía existente por debajo de los filtros de corte, e impulsando el desarrollo del entrenamiento SCP (Slow Cortical Potential).

Este evento precipitó la aparición del entrenamiento ISF. En 2006, gracias a la disponibilidad de amplificadores de corriente continua, se llevó a cabo una investigación con este tipo de equipo e ILF (Infra-Low training, precursor del Neurofeedback). Esto puso de manifiesto que el uso de amplificadores DC minimizaba los obstáculos e inconvenientes de los amplificadores AC, permitiendo arrojar luz sobre frecuencias que hasta entonces habían sido ignoradas, ya que resultaba imposible observarlas eficientemente.

¿Cómo son las sesiones y cuánto se tarda en ver resultados?

Las sesiones de ISF Neurofeedback comienzan con el paciente sentado cómodamente en una butaca o silla. Se colocan unos electrodos en el cuero cabelludo, con el objetivo de monitorear la actividad eléctrica del cerebro. El propósito inicial es encontrar la frecuencia óptima para el entrenamiento para cada caso en particular. Se trata de encontrar aquella frecuencia en que nos sentimos más relajados, cómodos y alerta, y en que los sistemas simpático y parasimpático se encuentran en un mayor equilibrio, es decir, de alcanzar un estado de homeostasis.

Es importante resaltar que se trata de una técnica no invasiva, es decir, no se introduce ningún elemento ajeno al cuerpo, ni se aplica electricidad al cerebro. Se trata simplemente de leer la actividad cerebral para que el ordenador pueda crear la información en forma de feedback para el paciente, leyendo las ondas en frecuencias ultralentas.

El entrenamiento en sí es bastante simple, se basa en un sonido, un tono, que va oscilando, y que es el reflejo de la actividad cerebral. Así pues, el cliente escucha el tono y a partir de ahí empieza el entrenamiento, independientemente de la atención que se le preste, puesto que el cerebro es capaz de captar muchísima más información de nuestro entorno de lo que normalmente podemos pensar. De esta manera, el cerebro reconoce el tono como un reflejo de sí mismo, monitoreándolo
activamente, lo cual permite que cambie.

Las sesiones suelen durar 30 minutos, si bien puede variar en cada caso. El proceso para encontrar la frecuencia de entrenamiento óptima para cada paciente puede durar varias sesiones, y requiere una comunicación activa entre paciente y terapeuta para encontrarla. Una vez encontrada, la frecuencia ideal se va repitiendo, para que el cerebro aprenda a estar en este estado. Es como aprender cualquier otra actividad, a base de repetir el entrenamiento con ISF, el cerebro aprende a permanecer por sí mismo en este estado de manera natural y sostenida en el
tiempo.

Los resultados obtenidos con ISF Neurofeedback suelen ser más rápidos que con las técnicas de Neurofeedback convencional. A menudo es posible observar cambios beneficiosos en tan solo unas pocas sesiones, y tras varias sesiones los pacientes reportan sentir cambios positivos y sentirse más regulados, estables y tranquilos, permitiendo manejar mucho mejor aquellas situaciones con que tenían dificultad de lidiar en el pasado.

Rellena el formulario, responderemos a la brevedad

Abrir chat
1
¿Necesitas más información?
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?