¿Qué es el EMDR?

Conoce nuestros centros

Ubicados en Barcelona y Girona

Valoración en Google

4.9
4.9/5

Clínica Neuroscenter

Centros en Barcelona y Girona

4.9
4.9/5
Centro N° 1 de Neurofeedback y EMDR en Cataluña.

El EMDR es una terapia para la superación de experiencias traumáticas. Esto no quiere decir que se vaya a borrar la experiencia traumática pasada de la memoria, sino que se podrá recordar como un hecho que sucedió, pero que ya no afecta negativamente en el presente.

Permite aliviar la angustia afectiva, reformular las creencias negativas y reducir la excitación fisiológica.

¿En qué consiste la terapia EMDR?

Desde que nacimos nuestro cerebro está sujeto a un aprendizaje constante (plasticidad cerebral). Nuestro inconsciente se va llenando de información y poco a poco se va construyendo nuestra personalidad psicológica y emocional. Esto constituye el 80% de nosotros y recuerda absolutamente todo lo que hemos vivido. Mientras dormimos, experimentamos dos fases del sueño diferentes, el sueño profundo y el sueño paradójico (o sueño desincronizado).

Durante la fase de sueño paradójico se producen los sueños. Mientras se producen los sueños ocurre un fenómeno conocido como fase R.E.M (rapid eye movement o movimiento ocular rápido), durante el cual nuestros ojos se mueven de izquierda a derecha rápidamente. Este movimiento de los ojos activa la amígdala, donde residen nuestras emociones, para procesarlas en el córtex prefrontal. Algunas veces estas fases R.E.M no se desarrollan correctamente y las emociones se quedan bloqueadas en el cerebro emocional (amígdala) creando así un trauma.

El EMDR utiliza la estimulación bilateral cerebral, ya sea mediante movimientos oculares, tapping (dar golpecitos) o mediante sonidos, estimulando un hemisferio cerebral cada vez (izquierdo-derecho-izquierdo, etc.) al estimular ambos lados del cuerpo alternadamente.

Esto produce un flujo de información entre ambos hemisferios cerebrales, liberando una información que estaba bloqueada, como consecuencia de un trauma, y logrando una desensibilización de las emociones negativas e inadecuadas, a la vez que estimulando al cerebro para encontrar nuevas soluciones funcionales y realistas, más adecuadas a su situación.

El EMDR puede utilizarse dentro de una terapia “verbal” estándar (como terapia complementaria), o como un tratamiento en sí mismo. También se usa para poder llevar a cabo una terapia más profunda.

La terapia EMDR se basa en:

  1. Procesar los eventos traumáticos, asociándolos con información adaptativa
  2. Abordar las circunstancias actuales que provocan malestar y desensibilizar los estímulos que lo desencadenan
  3. Incorporar nuevos pensamientos de futuro que ayuden a adquirir las habilidades necesarias para el funcionamiento adaptativo

Las terapias avanzadas son aquellas que rompen con la idea de que una terapia debe ser lenta y extensa, con una duración de años. El EMDR es una psicoterapia avanzada ya que no es necesario explorar durante años el pasado para obtener resultados terapéuticos visibles, con cambios evidentes y perdurables en el tiempo y, por lo tanto, conseguir el objetivo final: el bienestar psicológico de la persona.

¿Cuáles son los fundamentos del EMDR?

En la década de los 80, Francine Shapiro trabajaba como psicóloga cuando comenzó a notar que sus pacientes mejoraban después de recordar ciertas experiencias traumáticas mientras movían los ojos de un lado a otro. Se dio cuenta de que este tipo de movimientos oculares podían ayudar a las personas a procesar y superar los traumas.

Comenzó a experimentar con este método y descubrió que, de hecho, era efectivo para ayudar a las personas a recuperarse de todo tipo de traumas, incluidos abusos sexuales, accidentes automovilísticos o experiencias vividas en la guerra.

Desde que Shapiro desarrolló esta técnica hasta la actualidad se han llevado a cabo muchas investigaciones que han demostrado la efectividad de la terapia EMDR. Desde hace unos años, la terapia EMDR es considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la terapia psicológica de elección para tratar el Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT), la más eficaz y más rápida en mostrar resultados.

Diversos estudios muestran que mediante el uso de la terapia EMDR se pueden conseguir beneficios que con psicoterapia se tardaría años en conseguir.

Shapiro planteó un modelo teórico para explicar el proceso que ocurre con la terapia EMDR: el Modelo de Procesamiento Adaptativo de la Información.

Shapiro plantea la hipótesis de que la terapia EMDR facilita el acceso a la red de memoria traumática, de modo que se permite el procesamiento de la información con nuevas asociaciones. Se cree que estas nuevas asociaciones dan como resultado un procesamiento completo de la información, un nuevo aprendizaje, la eliminación de la angustia emocional y el desarrollo de nuevos conocimientos cognitivos.

El sistema de procesamiento de información del cerebro tiende de forma natural hacia la salud mental. Si el sistema está bloqueado o desequilibrado por el impacto de un evento traumático puede generar mucho sufrimiento. Una vez que se elimina el bloqueo, se reanuda el proceso hacia el bienestar. La terapia EMDR ayuda a activar estos procesos naturales de curación.

Fases del EMDR

Fase 1. En esta primera fase se pretende conocer los antecedentes del paciente y preparar conjuntamente un plan de tratamiento. Se identifican los recuerdos angustiosos y situaciones actuales que causan malestar emocional. 

Fase 2. Durante la segunda fase, el terapeuta trabajará con el paciente una variedad de imágenes y técnicas de reducción del estrés para usar durante las sesiones y fuera de éstas.

Fase 3. En esta fase de evaluación, se recuperan los recuerdos traumáticos y se identifican varios elementos de éstos:

  • Una imagen visual vívida relacionada con el recuerdo del trauma
  • Una creencia negativa sobre uno mismo
  • Emociones y sensaciones corporales relacionadas.

Fase 4. En esta fase se lleva a cabo la desensibilización: mientras el paciente se enfoca en el recuerdo, el terapeuta lleva a cabo la estimulación bilateral mediante: movimientos oculares, toques táctiles o tonos auditivos.

Fase 5. La quinta fase busca instalar una creencia positiva y asociarla al recuerdo, mientras se continua con la estimulación bilateral.

Fase 6. Una vez se ha fortalecido la creencia positiva, se realiza un escaneo corporal para identificar si ha habido algún tipo de respuesta física.

Fase 7. En la fase siete, el cierre, se pueden comentar los avances que se han hecho y cómo mantenerlos. Si el terapeuta ha asignado algún tipo de tarea a realizar fuera de la sesión, como llevar un registro de pensamientos o realizar técnicas de relajación, también es el momento de revisarlas.

Fase 8. La siguiente sesión empezará con esta fase, la reevaluación, examinando los progresos realizados hasta el momento y revisando el plan de tratamiento.

La terapia EMDR puede alargarse durante varias sesiones, va a depender del caso particular de cada paciente.

Tratamientos con terapia EMDR

El EMDR es un método terapéutico integrador avalado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y considerado en la actualidad el mejor tratamiento para el Transtorno de Estrés Postraumático (TEPT) tanto por su efectividad como por la velocidad en el tratamiento del trauma. Este método fue creado en 1987 por la Dra. Francine Shapiro, y las investigaciones de los últimos años lo convierten en uno de los tratamientos con mayores estudios de validación científica. Aunque inicialmente fue utilizado para tratar el Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT), en la actualidad ha demostrado ser también eficaz en el tratamiento de problemas de ansiedad, fobias, adicciones, depresión, ataques de pánico, duelos no resueltos, obsesiones, incidentes traumáticos de la infancia o actuales.

El EMDR también se usa para tratar problemas de autoestima y falta de confianza, miedo a hablar en público, así como para mejorar el rendimiento en el trabajo, en el deportes o para desarrollar habilidades creativas, aumentando las capacidades personales. Las siglas EMDR vienen del inglés “Eye Movement Desensitization and Reprocessing” que significan sensibilización y reprocesamiento mediante el movimiento ocular. Desensibilizar significa reducir la perturbación asociada a esa experiencia, y reprocesar es trabajar la comprensión de ese recuerdo traumático de modo que sea más adaptativo para la persona. Mediante la terapia EMDR el cerebro puede llegar a cambiar el aprendizaje a nivel emocional y sensorial.

Toda la Información que necesitas sobre EMDR

Rellena el formulario, responderemos a la brevedad

Abrir chat
1
¿Necesitas más información?
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?