El Biofeedback ¿Qué es?

El Biofeedback es un procedimiento que se basa en proporcionar a un organismo una información inmediata, puntual y precisa sobre una variable fisiológica con el objetivo de que aprenda a modificarla.

El ofrecer información precisa sobre una función fisiológica a través de la captación, amplificación, registro y conversión de la señal en un estímulo auditivo o visual facilitará que aprenda a regular dicha función de forma voluntaria. Es, por tanto, una técnica de autocontrol que se basa fundamentalmente en la retroalimentación constante.

 

Historia del Biofeedback

En los antecedentes del Biofeedback es posible encontrar dos líneas de investigación: Por un lado, los estudios realizados con condicionamiento operante, en los que se demostró que es posible controlar procesos fisiológicos mediante el refuerzo; por otro lado, las investigaciones relacionadas con los estados de conciencia como la relajación, la meditación o el yoga.

Fue Tachanoff quién, en 1885, demostró por primera vez que es posible modificar respuestas autonómicas de manera voluntaria, concretamente la frecuencia cardíaca. Por su parte, Bair (1901), también halló que era posible controlar voluntariamente la actividad neuromuscular.

Fueron muy importantes las aportaciones de Iván Pavlov con su teoría del Condicionamiento Clásico y de Skinner sobre el Condicionamiento Operante. El Grupo de Miller de la Universidad de Yale tomaron como punto de partida la unión de las teorías del condicionamiento clásico y operante y llevaron a cabo una serie de estudios en ratas de laboratorio a finales de los años 30.

Años más tarde, autores como Schultz (1969) y Jacobson, encontraron que la relajación es un factor muy relevante para poder modificar la frecuencia cardíaca o la presión arterial.

En los años sesenta se llevó a cabo una gran cantidad de investigaciones sobre el Biofeedback. Fue a partir de los años setenta cuando se empezó a aplicar esta técnica en el ámbito de la medicina.

Las investigaciones sobre el Biofeedback se siguieron desarrollando en los posteriores años, especialmente en tres ámbitos: la actividad EEG, la respuesta dermogalvánica y la actividad neuromuscular.

 

Modelos teóricos

Según dónde se ponga el énfasis, existen tres modelos explicativos sobre el funcionamiento del Biofeedback.

Modelo que enfatiza el condicionamiento

Este modelo pone su atención en el procedimiento de aprendizaje a través del condicionamiento operante. Considera que el feedback que recibe el sujeto sobre su actividad fisiológica particular actúa como refuerzo y de esta manera se aprende a modificar el Sistema Nervioso Autónomo (SNA) (Olivares, 1999).

Modelos que enfatizan la información

Desde otra perspectiva, se pone énfasis en la información que se proporciona al sujeto, dando a la señal un valor fundamental. El Biofeedback debe su eficacia al nivel de conocimiento del sujeto sobre la actividad que se quiere controlar. Así pues, el feedback es el responsable (Olivares, 1999).

Modelo que enfatizan las variables mediacionales

Este último modelo, que enfatiza las variables mediacionales, no cuestiona al modelo que enfatiza el condicionamiento, sino si el control es secundario a la actividad cognitiva o somático-muscular (Olivares, 1999). Este modelo pretende poner de manifiesto la importancia de las estrategias llevadas a cabo para que sea posible producir variaciones en las variables fisiológicas (autorregulación, imaginación, distracción, condicionamiento, adquisición de habilidades, moldeamiento o información).

 

Tipos de Biofeedback y aplicaciones

Neurofeedback

El Neurofeedback o EEG Biofeedback es el tipo de Biofeedback que pretende modificar la actividad eléctrica cerebral, utilizando para su registro el Electroencefalograma (EEG).

A través del Neurofeedback, el individuo puede obtener un mejor control sobre los parámetros neurofisiológicos, al inducir cambios en el funcionamiento del cerebro y, en consecuencia, en el comportamiento.

Se utiliza como tratamiento complementario para una variedad de trastornos neuropsicológicos como: epilepsia, ansiedad, TDAH, insomnio, trastornos del estado de ánimo, entre otros. También ha sido empleado para mejorar las capacidades cognitivas, la creatividad o la relajación en sujetos sanos.

Electromiográfico (EMG)

El Biofeedback EMG suministra al sujeto información sobre los cambios en las neuronas motoras que son las encargadas de producir la contracción o relajación de los músculos.

Este tipo de biofeedback puede considerarse uno de los que mayor interés ha despertado en el área de la investigación y el más utilizado.

Principalmente, se ha aplicado en cuatro áreas distintas: disfunciones neuromusculares, cefaleas tensionales, relajación muscular y trastornos del lenguaje.

También se ha aplicado en otros trastornos como:  apnea obstructiva del sueño, parálisis, Corea de Huntington, Parkinson, temblores, espasmos, incontinencia fecal y urinaria, disfunción eréctil o dolor sexual en mujeres.

De la temperatura periférica

Este tipo de biofeedback se utiliza en trastornos relacionados con la alteración del flujo sanguíneo. La medición de la temperatura de la piel sirve como indicador de la vasodilatación de una zona en concreto, a mayor flujo sanguíneo mayor temperatura.

El Biofeedback de temperatura periférica es el más utilizado en los casos de migraña, jaqueca y enfermedad de Raynaud.

De la respuesta psicogalvánica o conductancia de la piel

Para poder conocer la conductancia de la piel se debe llevar a cabo la medición de la actividad electrodermal, en las glándulas sudoríparas, a través de la colocación de unos electrodos en los dedos de las manos. Si un sujeto aumenta su nivel de activación en consecuencia aumentará la conductancia de la piel.

El Biofeedback de la respuesta psicogalvánica ha sido utilizado en el ámbito de los trastornos psicológicos relacionados con la emoción, el arousal y la atención.

De la presión sanguínea

El Biofeedback de la presión sanguínea consiste en proporcionar información al sujeto sobre esta variable, latido a latido, durante períodos cortos de tiempo. Se lleva a cabo con un sistema de registro de oclusión sanguínea que ofrece información de carácter binario, es decir, si la presión ha aumentado o disminuido tras cada latido.

Se ha utilizado, en especial, en casos de hipertensión, una alteración muy frecuente, ya que afecta a un 5-10% de la población general.

De la variabilidad de la frecuencia cardíaca

El biofeedback cardíaco se basa en el registro de la variabilidad de la frecuencia cardíaca y tiene como finalidad entrenar el aumento de la coherencia cardíaca. El procedimiento consiste en retroalimentar datos de frecuencia cardíaca latido a latido durante ejercicios de respiración lenta.

Es una herramienta muy valiosa a nivel educativo en centros de salud mental y facilita mejoras rápidas y profundas en trastornos como la ansiedad, el trastorno de pánico, depresión o el trastorno de estrés postraumático, entre otros. También se ha utilizado para casos de sujetos con arritmias.

De la respiración

Este tipo de Biofeedback se puede realizar con amplificadores de sonido que se utilizan para ayudar a escuchar más claramente la respiración o también con gráficos que muestran la frecuencia y amplitud de los movimientos respiratorios.

El Biofeedback de la respiración se aplica en neumología como terapia adicional para el asma o la apnea obstructiva del sueño. También se utiliza en trastornos de ansiedad, ataques de pánico, síndrome de dolor crónico o estrés (Tymoshenko, 2016).

 

Evidencia científica del Biofeedback

Trastornos mentales

Choenberg y David (2014) realizaron una revisión de 63 artículos en los que se utilizaron diferentes tipos de Biofeedback para el tratamiento de diferentes trastornos psiquiátricos (ansiedad, trastornos del espectro autista, depresión, disociación, trastornos alimentarios, esquizofrenia y psicosis). El Neurofeedback fue el tipo de Biofeedback más utilizado y la ansiedad el trastorno más estudiado. Sus hallazgos sugieren que la utilización de más de una modalidad de biofeedback aumenta la eficacia terapéutica. En general, el 80,9 % de los artículos informaron de algún nivel de mejora clínica relacionada con el Biofeedback, el 65% de un nivel estadísticamente significativo de reducción de los síntomas (Schoenberg y David, 2014).

Por su parte, Pizzoli y cols. (2021) realizaron el metaanálisis de diversos estudios que habían investigado la utilización del Biofeedback de la variabilidad de la frecuencia cardíaca para el tratamiento de síntomas depresivos. Los resultados mostraron que hubo una mejora de los síntomas depresivos en varias condiciones psicofisiológicas en adultos y señalan que este tipo de Biofeedback debe considerarse como una técnica válida para aumentar el bienestar psicológico.

Se ha llevado a cabo una amplia investigación sobre el efecto del Neurofeedback en una amplia variedad de trastornos mentales (Ansiedad, depresión, insomnio, TDAH, TOC) y se ha podido encontrar que ha causado una mejora significativa en los síntomas de estos pacientes (Benjoudakis y cols., 2016; Hou y cols., 2021; White y cols., 2017, Russo y cols. 2022; Gomes y cols., 2016; Sudnawa y cols., 2018; Zafarmand y cols., 2022; Kwan y cols., 2022).

Trastornos cardiovasculares

Las sesiones regulares de Biofeedback en pacientes con hipertensión han demostrado aumentar los beneficios del tratamiento al aplicarse en conjunto con modificaciones en el estilo de vida y terapia médica estándar (Tymoshenko, 2016).

En la revisión de Prinsloo, Rauch y Derman (2014) se pudo concluir que el Biofeedback es un método eficaz para aumentar la variabilidad de la frecuencia cardíaca y el tono vagal cardíaco. Además, se ha demostrado que disminuye el estrés y reduce la morbilidad y la mortalidad.

Numerosos estudios han podido probar la eficacia del biofeedback de la tensión arterial, consiguiendo disminuciones importantes. Otros estudios han destacado que se puede llegar a conseguir una mejora superior al combinar el Biofeedback con técnicas de relajación (Pastor y Balaña, 2002).

Migraña y cefalea

La Academia Americana de Pediatría llevó a cabo un metaanálisis de cinco estudios con un total de 137 niños y adolescentes con migraña. Concluyeron que el Biofeedback redujo la frecuencia de la migraña, la duración de los ataques y la intensidad del dolor de cabeza (Stubberud y cols., 2016).

Se han llevado a cabo un gran número de estudios sobre la eficacia del EMG biofeedback sobre las cefaleas tensionales. La gran mayoría han señalado que esta técnica consigue reducir la intensidad y el número de las crisis en las cefaleas tensionales (Pastor y Balaña, 2002).

Rehabilitación neuromuscular

El Biofeedback ha demostrado su utilidad en el tratamiento de lesiones de la neurona motora superior, particularmente en el reentrenamiento de los músculos y la inducción de la relajación de los músculos espásticos de los pacientes que han sufrido un accidente cerebrovascular. En los casos de tortícolis espasmódica también ha demostrado ser adecuado el Biofeedback EMG (Basmajian, 1981).

En 2018 se realizó un estudio con personas con lesiones nerviosas en las extremidades superiores. Durante su rehabilitación, antes de que les fuera posible realizar movimientos, se utilizó Biofeedback EMG y los pacientes informaron que les ayudó a mantenerse motivados durante la rehabilitación y a la comprensión del proceso. Además, facilitó el proceso cognitivo de establecer nuevos patrones motores. La aplicación de esta técnica ayudó en la reeducación sensoriomotora temprana al proporcionar señales visuales en una etapa en la que la activación muscular no se podía detectar de otra manera (Sturma y cols., 2018)

Diferentes estudios han puesto a prueba la utilización del Biofeedback EMG para la rehabilitación neuromuscular, quedando demostrada la mejora significativa que produce en los pacientes (Pastor y Balaña, 2002).

Epilepsia

El Biofeedback de la Respuesta Galvánica de la Piel en pacientes con epilepsia tiene beneficios terapéuticos demostrables para reducir las convulsiones, concretamente en aquellos sujetos con epilepsia resistente a los medicamentos. Es, además, una intervención conductual no invasiva y aparentemente libre de efectos secundarios para el tratamiento de las crisis epilépticas (Nagai, 2019).

También se puede encontrar apoyo al uso del Neurofeedback como intervención de primera línea para estos pacientes (Turner, 2022).

Incontinencia urinaria y fecal

El uso del Biofeedback para casos de incontinencia urinaria en mujeres está cada vez más extendido debido a que se ha podido comprobar que, en combinación con entrenamiento o electroestimulación del suelo pélvico, ha logrado mejoras significativas (Richmond y cols. (2026) y Wu y cols. (2021).

En la incontinencia fecal, los resultados indican que la terapia de Biofeedback es útil en pacientes que no responden al tratamiento conservador. La terapia de Biofeedback en la incontinencia fecal es un tratamiento seguro que puede producir una mejora duradera más allá del período de tratamiento activo (Lee y cols. (2013).

Instituciones de referencia en Biofeedback

Association for Applied Psychophysiology and Biofeedback (AAPB)

La AAPB fue fundada en 1969 como una Sociedad de Investigación de Biofeedback con el objetivo de promover una comprensión científica y avanzar en los métodos utilizados en la práctica y la aplicación de esta técnica.

Institute for EEG Neurofeedback (IFEN)

El Instituto de Neurofeedback de EEG, conocido como IFEN, fue fundado en 2008 por Thomas F. Feiner. IFEN se especializa en la educación y formación de profesionales en neurofeedback.

El IFEN cuenta con una amplia red de usuarios de neurofeedback que se ayudan y apoyan mutuamente.

Biofeedback Federation of Europe (BFE)

La BFE colabora con expertos en Biofeedback y Neurofeedback para promover la mejores prácticas y ayudarles a compartir los beneficios con la población. Se compone por un grupo de médicos e investigadores de múltiples disciplinas que quieren difundir información sobre este campo.

Biofeedback Certification International Alliance (BCIA)

La BCIA es una corporación autónoma sin fines de lucro que fue creada en 1981 con la misión principal de certificar a las personas que cumplen con los estándares de educación y capacitación en Biofeedback y Neurofeedback y recertificar progresivamente a quienes siguen formándos de forma continua.

International society for neuroregulation and research (ISNR)

ISNR es una organización internacional de membresía que se centra en la neuroterapia, el entrenamiento en neurofeedback y la investigación. Su objetivo es promover la educación y la excelencia en estos campos, al mismo tiempo que aboga por un reconocimiento más amplio de la sociedad hacia el neurofeedback. Los miembros colaboran con organizaciones y profesionales afines, utilizando técnicas como el EEG cuantitativo (QEEG) para optimizar las aplicaciones de neurofeedback.

Rellena el formulario, responderemos a la brevedad

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
Quiero que me llamen
Politica y privacidad
*Todas nuestras terapias se pueden realizar online a excepción de Neurofeedback
Abrir chat
1
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?