Madres narcisistas

¿Has notado que tu madre siempre parece criticarte y te exige la perfección? ¿Te sientes manipulado para hacer lo que ella quiere? Estos son signos de una madre narcisista.

La empatía es esencial en cualquier relación, pero las madres narcisistas carecen de esta habilidad y no son capaces de admitir sus errores. Esto puede ser muy difícil para los hijos, que se sienten continuamente juzgados y nunca son lo suficientemente buenos para su madre.

Esta dinámica puede tener graves consecuencias en el desarrollo de los hijos, ya que pueden crecer siendo personas inseguras de sí mismas y con problemas de autoestima. Además, estos problemas pueden seguir afectando a los hijos a lo largo de toda su vida si no se tratan.

Comportamiento de las madres narcisistas

1. Criticar continuamente el comportamiento de los hijos

Las madres narcisistas juzgan y critican cualquier comportamiento o decisión de sus hijos, por insignificante que sea. Esta crítica constante es una forma de control y poder de la madre hacia su hijo/a. Algunos ejemplos de estas críticas son: “Eres muy débil, deberías esforzarte más” o “No conseguirás nada”.

2. Usar la culpa y la dramatización

La culpa y la dramatización es otra forma que tienen las madres narcisistas de controlar a sus hijos. Se puede utilizar haciendo sentir al hijo mal por todo lo que se ha hecho por él o por no cumplir con lo que se esperaba de él, por ejemplo: “Con lo que he hecho por ti y así me lo pagas”.

3. Luz de gas o Gaslighting

Es una forma de manipular a otra persona haciendo que se cuestione sus propias vivencias, recuerdos o emociones. Se basa en negar que algo que ha ocurrido haya ocurrido, haciendo que la otra persona sienta frustración e impotencia. El gaslighting termina por hacer un daño psicológico a la víctima importante y hace que pierda la confianza en sí misma. Una madre narcisista podría utilizar el gaslighting con frases como: “Eso no ha sido así, lo has malinterpretado” o “Estás exagerando, eso está en tu cabeza”.

4. Disminución de la confianza

Las madres narcisistas generan un profundo impacto negativo en la autoconfianza y autoestima de sus hijos. Al criticar e invalidar continuamente a sus hijos, estas madres les hacen sentir incompetentes e inseguros. Por otro lado, esto hará que los hijos estén en búsqueda constante de la validación de los demás, ya que por parte de su madre no la van a obtener nunca. Son ejemplos de invalidación, frases como: “No eres capaz de hacer esto por ti mismo” o “Tienes suerte de que te ayude porque sino no podrías hacerlo”.

5. Tener favoritos

Es habitual ver que las madres narcisistas hagan muy evidente que tienen un/a hijo/a favorito o al que prefieren por encima de otro.  Pueden decir al favorito cosas como: “Eres especial” o “Eres el más inteligente” y al menos favorito cosas como: “Deberías aprender de tu hermano/a” o “¿No podrías parecerte más a tu hermano/a?”. Esta actitud afecta gravemente al hijo/a menos favorecido por su madre, creando un daño emocional que puede durar toda la vida.

6. Todo debe hacerse a su manera

Las madres narcisistas exigen que las cosas se deben hacer como ellas quieren o de lo contrario habrá consecuencias. Para ello también se puede utilizar la culpa y la manipulación. Una vez más, esta actitud fomenta que el hijo o la hija sientan que no pueden hacer nada bien por ellos mismos y que nunca van a poder cumplir las expectativas.

7. Egocentrismo

Para estas madres, todo lo que importa son ellas mismas, todos los demás están para satisfacer sus necesidades. Además, están convencidas de la gran importancia que tienen en las vidas de sus hijos, creyendo que, si no fuera por ellas, no serían nada y así se lo hacen saber.

8. Competir con sus hijos

Las madres narcisistas a menudo se comparan con sus propios hijos y compiten por ser mejores. Frases como “Cuando yo tenía tu edad ya había conseguido esto” o “En esto no eres como yo, a mí se me da mucho mejor”, se utilizan para hacer ver a sus hijos su superioridad.

 

Consecuencias de tener una madre narcisista

Teniendo en cuenta todo lo anterior, no es de extrañar que estos comportamientos tengan consecuencias muy negativas en los hijos de estas madres.

En cuanto al apego, las madres narcisistas generan un estilo de apego inseguro en sus hijos. Las personas con este estilo de apego pueden tener dificultades para establecer relaciones de intimidad con los demás. Estas relaciones se suelen caracterizar por la desconfianza, el aislamiento, el control excesivo y la baja autoestima.

Algunas de las consecuencias que pueden tener los hijos de madres narcisistas son:

  1. Problemas de autoestima y sentimiento de inferioridad: suelen desarrollar sentimientos de inseguridad y baja autoestima. Creen que nunca serán suficientemente buenos, ni tan buenos como su madre.
  2. Dificultad para establecer relaciones: a menudo encuentran difícil establecer relaciones sanas con los demás.
  3. Desconfianza en sí mismo: suelen tener baja confianza en sí mismos, cuestionan sus ideas y opiniones.
  4. Falta de compromiso emocional: desarrollan una limitación emocional en la que evitan comprometerse emocionalmente con otras personas.
  5. Problemas de ansiedad: tienen un mayor riesgo de desarrollar problemas de ansiedad, ya que la madre no les proporciona la seguridad emocional necesaria para enfrentarse a las situaciones desafiantes.
  6. Pensamientos negativos: tienen pensamientos negativos acerca de sí mismos y de los demás, lo que puede llevar a una mayor propensión al aislamiento social.

¿Qué puedo hacer si tengo una madre narcisista?

Puede ser muy complicado lidiar con una madre narcisista, pero hay algunas indicaciones que es importante que tengas en cuenta para manejar una situación así:

  • Establece límites claros: Es importante establecer límites claros con tu madre y asegurarse de que los respete.
  • No sientas culpa: Es habitual que las personas narcisistas culpen a los demás o les hagan sentir responsables de sus propios problemas. Es importante que no internalices esta culpa.
  • Busca apoyo: Es fundamental buscar apoyo en amigos o en otros familiares que te escuchen, te entiendan y te ayuden a mantener una perspectiva saludable de la situación.
  • Aprende a manejar la comunicación: Debes comunicarte de manera efectiva con tu madre, evitando discusiones y confrontaciones inútiles.
  • Busca ayuda profesional: Un profesional de la salud mental puede ayudarte a procesar tus emociones, manejar tu ansiedad, desarrollar habilidades para comunicarte con tu madre o trabajar en tu autoestima y autoconfianza, entre otras cosas. Si sientes que la relación con tu madre afecta a tu salud mental, es muy conveniente que busques la ayuda de un profesional. En Neuroscenter podemos ayudarte con nuestro equipo de profesionales especializado en psicología y neuroterapias. Más información sobre EMDR ,clic aquí.

 

Rellena el formulario, responderemos a la brevedad

Abrir chat
1
¿Necesitas más información?
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?