Supera la Procrastinación: Estrategias para una Productividad Máxima

La procrastinación es el hábito de postergar tareas más o menos importantes. Entender las raíces de la procrastinación y aplicar las estrategias adecuadas, marcará la diferencia entre el éxito a la hora de ser más productivo y la inercia de caer en este mal hábito.

Este fenómeno no solo retrasa la finalización de las tareas, sino que, además, también supone un impacto negativo en la salud mental de las personas. La ansiedad y el sentimiento de culpa por dejar las tareas para más adelante pueden afectar al bienestar emocional.

 

¿Por qué procrastinamos?

La procrastinación tiene diferentes causas psicológicas. Algunas de las razones más frecuentes son las siguientes:

  1. Miedo al fracaso: Es ese temor relacionado a decepcionar a los demás y a ser derrotado. Postergar tareas, puede ser una manera de evitar enfrentar posibles resultados negativos.
  2. Falta de motivación: La motivación son todas aquellas cosas que modulan la dirección y la intensidad de la conducta de una persona. Si una tarea no es motivante para una persona, es mucho más probable que no llegue a realizarla.
  3. Perfeccionismo: Algunas personas buscan la perfección en todo lo que hacen y pueden procrastinar algunas tareas por miedo de no cumplir con sus propias expectativas o las de los demás.
  4. Problemas en el autocontrol: Tener el autocontrol suficiente para resistir la tentación de recibir recompensas rápidamente en favor de trabajar para conseguir metas a largo plazo, a veces es complicado y también puede llevar a la procrastinación.
  5. Falta de planificación: No tener una estructura clara que seguir para conseguir nuestros objetivos puede llegar a abrumar y que, en consecuencia, dejen para otro momento ciertas tareas.
  6. Falta de conexión emocional: No sentir emoción positiva para realizar una tarea, que te sea indiferente o, incluso, que te genere una emoción negativa como miedo o vergüenza, puede llevarnos a dejarla para más adelante.
  7. Depender de una fecha límite: Algunas personas pueden sentirse más estimuladas para realizar una tarea cuando se encuentran con una fecha límite próxima. Si no existe está urgencia, puede llevar a dejar las tareas pendientes hasta el último momento.

 

Consejos para no procrastinar

Existen diferentes estrategias para dejar de procrastinar. Dependiendo de la persona y de su situación, algunas serán más útiles que otras.

  1. Establecer metas claras y realistas: Hay que definir objetivos que sean específicos y alcanzables. Tener este tipo de objetivos te proporciona una dirección a seguir y una intensidad en la que actuar.
  2. Dividir las tareas: Separa tus tareas más grandes y complicadas en tareas más pequeñas y sencillas. De esta manera, la tarea parece menos abrumadora. Conseguirás avances más rápidamente y te motivarás más al ver que vas consiguiendo resultados poco a poco.
  3. Priorizar las tareas: Es importante identificar las tareas que sean más importantes y urgentes y enfocarte en ellas, antes de abordar las que son menos significativas.
  4. Eliminar las distracciones: Desactiva las notificaciones de tus dispositivos electrónicos, elimina todos los ruidos de tu entorno para poder prestar más atención en las cosas importantes.
  5. Establecer rutinas: Cuando repetimos una conducta se convierte en un hábito. Generando hábitos que incluyan tiempo para dedicarle a las tareas importantes, reducimos las ocasiones en las que tenemos que decidir ponernos a ello. Como lo tendremos automatizado, resultará mucho más fácil. Por ejemplo, ir a estudiar a la biblioteca cada día.
  6. Encontrar una motivación personal: Conectar a nivel emocional con las tareas que tengas que hacer. Entender la razón de por qué es importante una tarea para ti puede ayudar para que te impliques y sigas avanzando.
  7. Celebra los pequeños logros: Es importante reconocer y celebrar los éxitos que vayas consiguiendo, aunque puedan parecer poco significantes. Te motivará para continuar.
  8. Márcate fechas: Si no tienes claro cuándo hay que entregar una tarea, márcate tus propias fechas límite antes de la fecha límite real.

 

Abordar la procrastinación significa entender estas dinámicas que las promueven y aplicar estrategias para superarlas. Además, puede generar problemas psicológicos como ansiedad y sentimiento de culpa. Por todo ello, puede ser necesario la ayuda de un profesional de la salud mental. En Neuroscenter, disponemos de un equipo de psicólogos preparados para ayudarte en tu proceso terapéutico y de crecimiento personal.

Podemos atenderte en nuestros centros de Barcelona y Girona y también de manera online para ayudarte allá donde te encuentres.

Rellena el formulario, responderemos a la brevedad

Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
Quiero que me llamen
Politica y privacidad
*Todas nuestras terapias se pueden realizar online a excepción de Neurofeedback
Abrir chat
1
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?