Las partes del cerebro humano

Partes del cerebro humano y sus funciones

El Sistema Nervios Central lo componen la médula espinal y el encéfalo. El encéfalo, a su vez, está conformado por el cerebelo, el tronco encefálico y el cerebro.

  • Cerebelo: coordina los movimientos, el equilibrio y la orientación.
  • Tronco encefálico: es la unión entre el cerebro y la médula espinal y está formado por el bulbo raquídeo y la protuberancia. Se encarga de funciones vitales como la respiración o la actividad del corazón.
  • Cerebro: es la principal estructura del sistema nervioso central y es el centro de control de todas las funciones corporales y mentales. Está compuesto por millones de células nerviosas llamadas neuronas y células de apoyo llamadas glías.

El cerebro es considerado uno de los órganos más complejos y misteriosos del cuerpo humano. Conocer el funcionamiento del cerebro sigue siendo muy complejo a día de hoy, no obstante, sí sabemos muchas cosas sobre él.

 

Los hemisferios cerebrales

El cerebro se divide en dos partes simétricas, los hemisferios cerebrales. Ambos hemisferios están conectados por un haz de fibras nerviosas llamado cuerpo calloso y cada uno se especializa en realizar funciones ligeramente diferentes:

  • Hemisferio izquierdo: Controla la parte derecha del cuerpo y entre sus funciones está: procesar información lógica, matemática y verbal, resolución de problemas, planificación o el lenguaje.
  • Hemisferio derecho: Controla la parte izquierda del cuerpo y se encarga de: procesar información visual y espacial o la capacidad creativa.

Es importante destacar que ambos hemisferios trabajan juntos para realizar una amplia variedad de tareas complejas.

 

Los lóbulos cerebrales

La corteza cerebral es la capa externa y más grande del cerebro humano. Está organizada en áreas específicas que se especializan en funciones particulares, los lóbulos cerebrales, y estas áreas están conectadas entre sí a través de fibras nerviosas.

Lóbulo frontal

El lóbulo frontal es una de las áreas más grandes y complejas del cerebro humano. Tiene una estructura y funciones muy diversas. Algunas de las funciones clave de las que es responsable el lóbulo frontal son:

  • Funciones ejecutivas: son un conjunto de procesos cognitivos que permiten planificar, organizar, iniciar, monitorear y controlar acciones y pensamientos complejos con el objetivo de lograr metas y solucionar problemas. Incluyen habilidades como la atención selectiva, la flexibilidad cognitiva, la memoria de trabajo y la inhibición de respuestas no deseadas.
  • Control motor: coordina los movimientos voluntarios y el habla.
  • Toma de decisiones: ayuda a evaluar opciones y tomar decisiones.
  • Conducta social: influye en la conducta social y emocional, incluida la empatía y la regulación emocional.
  • Aprendizaje por recompensa y castigo: está involucrado en la asociación de recompensa y castigo con estímulos y acciones específicas.
  • Lenguaje: en el lóbulo frontal se encuentra el área responsable de la producción del lenguaje hablado y escrito, el área de Broca.

Lóbulo parietal

El lóbulo parietal está situado entre el lóbulo frontal y occipital. Es una región importante del cerebro que se encarga de procesar e integrar información sensorial y motora. Más concretamente, entre sus funciones consta:

  • Procesamiento sensorial: procesa la información sensorial, incluyendo tacto, dolor, temperatura y percepción espacial.
  • Integración sensorial: integra información sensorial de diferentes fuentes, tanto internas como externas.
  • Procesamiento numérico: es responsable del procesamiento y comprensión de los números y las matemáticas.
  • Regulación motora: involucrado en la planificación y control motor.

Lóbulo occipital

El lóbulo occipital se encuentra en la zona posterior de la cabeza. Las funciones que lleva a cabo el lóbulo occipital se relacionan fundamentalmente con el sentido de la vista:

  • Percepción visual: procesa la información visual recibida por los ojos y la convierte en imágenes mentales.
  • Identificación de objetos: ayuda a identificar y reconocer objetos visuales.
  • Visión espacial: permite percibir la posición y el movimiento de los objetos en el espacio.

Lóbulo temporal

El lóbulo temporal está situado a los lados de la cabeza, a la altura de los oídos. Este lóbulo está implicado en diversas funciones muy importantes como:

  • Percepción auditiva: realiza el procesamiento inicial de la información auditiva.
  • Lenguaje: en el lóbulo temporal se sitúa el área de Wernicke, la principal encargada de la comprensión del lenguaje.
  • Memoria: permite la formación, almacenamiento y recuperación de la memoria a corto y largo plazo.
  • Procesamiento emocional: se lleva a cabo la percepción y procesamiento de las emociones

La ínsula

Se encuentra en el interior del cerebro humano, justo debajo de los lóbulos frontal, temporal y parietal. La ínsula es una estructura pequeña pero importante que está implicada en una amplia variedad de funciones:

  • Percepción sensorial: integración de la información sensorial, incluido el gusto, el olfato y la percepción del dolor.
  • Emoción: la ínsula está muy conectada con el sistema límbico, por lo que está implicada en la regulación de las emociones. Concretamente se ha relacionado mucho con el deseo y las adicciones.
  • Regulación autonómica: regulación de la frecuencia cardíaca, la temperatura corporal, el equilibrio y otras funciones corporales.
  • Cognición social: procesamiento de información social, incluyendo la empatía.

El Diencéfalo

El diencéfalo está situado bajo los hemisferios y encima del tronco cerebral. Está formado por dos estructuras: el Tálamo y el Hipotálamo.

  • Tálamo: es la estructura por la que pasa toda la información sensorial y motora y, en parte, se procesa. Desde aquí se distribuye la información a las áreas cerebrales correspondientes. Además, interviene en el control motor, la modulación emocional y el control del sueño.
  • Hipotálamo: es un área imprescindible para la regulación de muchas funciones corporales y para mantener la homeostasis. Interviene en funciones como: la ingesta de alimentos, el sueño, la temperatura corporal, la secreción de hormonas, la regulación emocional o la frecuencia cardíaca.

El Sistema Límbico

El sistema límbico, o el también llamado “Cerebro emocional”, es un conjunto de estructuras cerebrales que están involucradas en la regulación de las emociones, la memoria, el aprendizaje y la motivación. Lo conforman principalmente el Hipotálamo, el Hipocampo, la Amígdala y la Corteza Orbitofrontal. No obstante, también intervienen otras áreas relacionadas como el Giro Cingulado, el Área Septal o el Área Tegmental Ventral. Las funciones de las principales áreas implicadas son:

 

  • Hipotálamo: como se menciona anteriormente, una de las funciones en las cuales está implicada esta estructura es en la regulación emocional.
  • Hipocampo: tiene un papel fundamental en los procesos de memoria y aprendizaje.
  • Amígdala: está implicada en la regulación emocional, la memoria emocional, la respuesta de huida o lucha y la respuesta sexual, entre otras funciones.
  • Corteza Orbitofrontal: participa en el control de impulsos, la regulación de la conducta, la evaluación social y la toma de decisiones.

Los Ganglios Basales

Los ganglios basales son un grupo de estructuras de sustancia gris ubicadas en la base del cerebro y formados por: la Sustancia Negra, el Globo Pálido, el Núcleo Caudado, el Putamen, el Núcleo Accumbens y el Núcleo Subtalámico.

Tienen varias funciones importantes, pero a nivel genérico intervienen en el control del movimiento, la programación de secuencias de movimientos, la regulación de los estados de alerta y el aprendizaje.

El cerebro, un universo por descubrir

El cerebro sigue siendo un gran desconocido. Es un órgano complejo y sorprendente, con muchas funciones y características únicas.

A pesar de los avances en la comprensión de su estructura y su funcionamiento, todavía hay mucho por aprender sobre él. El estudio del cerebro es crucial para comprender la mente humana, los trastornos mentales y neurológicos y, de esta forma, mejorar la calidad de vida.

Una de las herramientas con las que contamos para el estudio del cerebro es el QEEG o mapeo topográfico, que permite conocer la actividad eléctrica cerebral. Gracias a esta prueba es posible relacionar trastornos mentales o neurológicos con una actividad cerebral concreta en distintas partes del cerebro. Basándonos en este conocimiento, en Neuroscenter llevamos a cabo el Neurofeedback, una terapia que permite al cerebro aprender a modular su actividad eléctrica de forma no invasiva y, de esta manera, mejorar la sintomatología.

Rellena el formulario, responderemos a la brevedad

Please enable JavaScript in your browser to complete this form.
Quiero que me llamen
Politica y privacidad
*Todas nuestras terapias se pueden realizar online a excepción de Neurofeedback

Fill in the form, we will respond as soon as possible

Abrir chat
1
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?