Ver los obstáculos como oportunidades

Ver los obstáculos como oportunidades

¡Oportunidades no obstáculos!

Todos queremos sacar lo mejor de la vida, queremos ser ricos, exitosos y admirados pero no todos conseguimos lograrlo. ¿Cuál es la diferencia, entonces, entre quién lo consigue y quién no? La diferencia está en patrones subconscientes que juegan un papel súper importante en nuestra autoestima y autoconfianza, que son la clave para lograr nuestras metas.

El camino hacia el éxito personal no es fácil para nadie. No podemos anticipar los obstáculos que encontraremos ya que este es como un río: podemos ver solo hasta la primera curva lo que nos espera, lo que viene después es desconocido y el desconocido nos da miedo.

Es aquí, antes de la primera curva, que la mayoría de la gente se queda estancada ya que su mente al ver todos los obstáculos empieza a anticipar más obstáculos y todo parece ser demasiado difícil. Es justo en este momento que tenemos que atrevernos a empezar el camino, asustando a nuestros miedos y enseñando a nuestro cerebro a ver los obstáculos como oportunidades para hacer mejor.

Cuando encontramos un obstáculo es una respuesta común y subconsciente estresarnos, quedarnos paralizados y empezar a procrastinar. Nos pasa de pensar que no estamos listos, que no somos bastante competentes, que todavía tenemos que estudiar más, que hay sacar otros títulos o guardar más dinero y otros pensamientos como estos que son limitantes.

Atrás de estos pensamientos esta una falta de autoestima y autoconfianza que tienen raíz en la manera en la que hemos sido educados y en el ejemplo que hemos recibido por nuestros padres. Es verdad que tener padres con alta autoestima y alta autoconfianza pueda ayudar al hijo a ver los obstáculos como oportunidades el contrario no es un factor limitante: lo importante es tomar conciencia que no somos como nuestros padres y empezar a trabajar sobre nuestra autoestima, porque es la única cosa que nos permitirá de superar todos los obstáculos que encontraremos en la vida.

Si confías en ti y en tus capacidades tendrás la fuerza mental para ser creativo, para encontrar una solución a todos los problemas que irán apareciendo a lo largo de tu camino hacía el éxito personal.

Si pensamos a todas las mentes más influentes y que han transcendido a la fama nos podemos dar cuenta que no lograron sus metas sin dificultad, sin fracasos, sin obstáculos: la única diferencia entre ellos y los que no lo hicieron está en la capacidad de reaccionar y de manejar los problemas volviéndose personas mejores.

Cada conflicto, cada dificultad, cada problema en la vida es como un reto, nuestro cerebro necesita estos momentos para desarrollarse y evolucionar. Los obstáculos solo son una oportunidad para superarse, nos abren las puertas a nuestro crecimiento personal, es nuestra elección percibirlos como tal, tenemos en nosotros mismos las herramientas para poder superarlos.

La vida no es fácil para nadie, si podríamos anticipar todos los problemas y los fracasos y todo lo que va a pasar no tendríamos ambición y no podríamos disfrutar de nuestros logros ya que perderían de carga emocional.

Empieza a entrenar tu conciencia y tu atención para focalizarla en conseguir tus metas y no en los obstáculos que encontrarás.

Uno de los primeros pasos a seguir para que el obstáculo sea una oportunidad, de hecho, es ser conscientes del autohabla negativa y el autorregaño que tendrían que despertar un llamado como dice Savikas. Si en frente a dificultades empiezas a decirte “no lo puedo hacer”, “no soy capaz”, “no es el momento” y eres consciente que esto es lo que te está previniendo lograr tus metas podrás, de hecho, tomar control sobre estos patrones limitantes y enseñar a tu mente a ver las cosas desde una perspectiva más optimista.

Otro paso es ponerse metas realistas, aunque hayamos podido tener una idea genial hay que seguir paso paso para entender cómo ponerla en práctica: fijarte metas realistas te ayudará a no sentirte abrumado por los problemas y los obstáculos que encontraras en tu camino, ya que irás descubriéndolos poco a poco. Empieza a tomar pequeños pasos hacía la realización de tu sueño y a creer en tus capacidades de realizarlo.

Fracasaras, como todos, una y unas cuantas veces acuérdate de ser gentil contigo mismo ya que hablarse a uno mismo de manera negativa y rígida irá reforzando este patrón y esta creencia que no eres lo suficientemente bueno como para llegar a lograr tus metas, atrayendo así otros fracasos. No reprimas la rabia y la tristeza que derivan del haber fracasado, porque cada emoción que reprimimos crece dentro nosotros influenciando nuestra percepción de la realidad, por eso es importante liberarse de ellas para poder tener una visión clara.

En fin, aprende a aprender de tus errores, ya que nadie es perfecto y cuanto más intentará lograr la perfección más te alejaras de ella e de la realización de tus metas.

Porque la verdad es una: todos somos humanos y tenemos defectos, es nuestra naturaleza cometer errores, encontrar obstáculos y ser imperfectos. Aceptar esta verdad te dará la fuerza interior para tener una actitud más positiva hacia todos los problemas que irás encontrando y te ayudará a acercarte siempre más a tus metas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar