Trastornos alimenticios en la adolescencia

¿Qué son los trastornos alimenticios?

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) o trastornos alimenticios son afecciones de la salud mental con consecuencias graves para la salud física y psicológica de aquellas personas que los padecen, así como para su entorno.

Las patologías que los definen (anorexia, bulimia, y trastorno por atracón) implican una visión y una conducta problemáticas y obsesivas en relación con el peso corporal, la imagen, y la dieta.

Aunque hay estudios que señalan que hasta un 25% de los pacientes con TCA rechazan recibir tratamiento, es posible evitar que los trastornos se vuelvan crónicos realizando una intervención a tiempo por parte de profesionales calificados y experimentados.

¿Cuál es la causa de los trastornos alimenticios?

La causa exacta del origen de los trastornos alimenticios es desconocida. Sin embargo los expertos e investigadores coinciden en que estas afecciones provienen de una interacción de factores compleja, incluyendo factores psicológicos, sociales, conductuales, y biológicos.

¿Quieres que te ayudemos?
Píde información sin ningún compromiso.

¿Por qué la mayoría de trastornos alimenticios se dan en la adolescencia?

Si bien no existe una causa concreta para explicar el origen de los trastornos alimentarios, se considera que intervienen varios factores en su aparición y desarrollo, veamos cuáles son a continuación:

  • Biología: Sabemos que aquellas personas con un familiar de primer grado (padre, madre, hermano, hermana) que padecen algún trastorno alimenticio son más propensas a desarrollarlos. Esto sugiere la existencia algún tipo de vínculo genético.
  • Entorno y sociedad: La cultura occidental contemporánea enfatiza la delgadez así como la importancia de la imagen, lo cual causa un impacto en las personas, y en especial en la adolescencia pues se trata de una etapa de formación y desarrollo de su persona.
  • Problemas psicológicos y emocionales: Resulta muy frecuente que problemas de tipo emocional o psicológico como la depresión o la ansiedad estén relacionados con el desarrollo de trastornos alimenticios.
  • Actividades: La participación en actividades en que se valora o se potencia la delgadez como pueden ser el ballet, o deportes como el patinaje o la gimnasia, puede contribuir al desarrollo de este tipo de trastornos

¿Qué hábitos y desórdenes alimenticios existen en la adolescencia?

A continuación os presentamos los tipos de trastornos alimenticios más frecuentes que encontramos en consulta, a menudo en adolescentes, aunque también en personas adultas:

Anorexia:

Es un trastorno alimenticio que se caracteriza por un peso corporal anormalmente bajo, así como por un temor a aumentar de peso, y una distorsión en la percepción del mismo.

Así pues, las personas que padecen anorexia tienen un deseo de bajar de peso a pesar de estar muy por debajo de su peso normal u ideal (según su altura, edad, y talla) debido a una alteración en la percepción y autoevaluación de su estado físico.

A menudo en estos casos la persona desarrolla conductas para restringir los alimentos (anorexia restrictiva), con frecuencia realizando un exceso de ejercicio físico; o bien provocando el vómito, o mediante el uso de laxantes o diuréticos, para conseguir bajar de peso (anorexia purgativa).

Bulimia:

Se trata de un trastorno de la alimentación caracterizado por la presencia de atracones de alimentos, es decir de una ingesta excesiva de alimentos en un corto periodo de tiempo sobre la cual no hay sensación de control. A estos episodios de ingesta compulsiva le siguen otros de culpa y malestar, los cuales, junto con el miedo a subir de peso, llevan a conductas compensatorias como la provocación del vómito, el uso de laxantes, la restricción de alimentos, o el ejercicio físico compulsivo.

Se trata de una patología en ocasiones difícil de detectar, ya que mediante las maniobras descritas anteriormente a menudo se consigue conservar el peso, si bien puede cursar con peso normal, poco peso, o sobrepeso.

Trastorno por atracones:

Cuando hablamos de atracones de comida nos referimos a la ingesta descontrolada de alimentos en un corto periodo de tiempo. El trastorno por atracón se caracteriza por la presencia de atracones como manifestación principal, aunque a diferencia de la bulimia, en este caso no hay conductas compensatorias.

A menudo vemos este trastorno en personas con sobrepeso u obesidad, que han intentado martilles dietas sin éxito, y que vinculan la comida a conflictos emocionales. Es frecuente que estas conductas pueden causar vergüenza por la falta de autocontrol, así como llevar a intentar ocultar el problema.

Es importante tomar consciencia que los trastornos de la alimentación deben tratarse tan pronto como sean descubiertos, pues todos ellos pueden derivar en otras comorbilidades, cronificarse, e incluso tener desenlaces fatales.

Si padeces trastornos alimentarios o alguien a tu alrededor los está sufriendo, no dejes pasar el tiempo y acude a un profesional cualificado cuanto antes para recibir la ayuda que necesitas.

¿Cómo detectar trastornos de la alimentación en adolescentes?

Son muchos los padres que se preguntan cómo detectar los trastornos de la alimentación en sus hijos o hijas durante la adolescencia.

Resulta frecuente que los jóvenes durante la adolescencia puedan esconder los síntomas de estos trastornos durante largo tiempo, lo cual puede traer consecuencias graves, por lo que conviene estar atento al comportamiento y hábitos de los hijos, así como conocer bien los diferentes tipos de trastornos de la alimentación y sus síntomas, los cuales hemos descrito anteriormente.

Conviene recordar que los trastornos de la conducta alimentaria representan la tercera enfermedad crónica más común entre la población adolescente después de la obesidad y el asma.

¿Cómo tratar los trastornos alimenticios?

Los planes para el tratamiento de los trastornos alimenticios se realizan de manera individualizada, adaptándose a las necesidades de cada persona en concreto. El tratamiento puede incluir:

Psicoterapia:

El tratamiento psicológico es la parte más importante en el tratamiento de este tipo de trastornos. Se trata de visitar a un psicólogo de forma regular para acompañar y facilitar el proceso de recuperación mediante la normalización de los patrones de alimentación, la implementación de hábitos saludables, así como el fomento del autocontrol y de la capacidad de resolver problemas y lidiar con el propio estado anímico.

El tratamiento puede comprender diferentes tipos de terapia como la terapia conductivo-conductual, que se centra en los comportamientos, pensamientos y sentimientos al respecto del trastorno; el EMDR mediante el cual podemos reprocesar los eventos relacionados con estos trastornos para disolver la carga emocional negativa, o el neurofeedback, que permite afianzar los nuevos comportamientos mediante el entrenamiento cerebral.

Además de esto debemos recordar que la participación y el acompañamiento de la familia o del entorno cercano resultan esenciales para conseguir una recuperación total, por lo que la terapia familiar puede resultar muy útil, en espacial para padres adolescentes. También es necesario mencionar la terapia conductivo-conductual en grupo, en que la interacción con otras personas que sufren este tipo de trastornos puede ser especialmente beneficiosa.

Educación nutricional:

Los profesionales de la salud especializados en dieta y nutrición son imprescindibles para ayudar a comprender los trastornos de la alimentación así como para diseñar un plan para reconducir y afianzar unos hábitos alimenticios saludables.

Así pues un dietista o un especialista en PNI (psiconeuroinmunología) ayudarán a reconducir la relación con los alimentos y la conducta para alcanzar un peso saludable, comprender como la alimentación afecta al cuerpo y la mente, planificar las comidas adecuadamente y establecer patrones regulares de alimentación saludable.


Medicamentos y hospitalización:

En ocasiones se recurre a los medicamentos para tratar algunos casos de trastornos alimentarios. Es importante entender que los medicamentos no pueden curar estos trastornos, sino que sirven de apoyo en algunos casos, cuando se combinan con la terapia psicológica.

En casos de graves de problemas de salud a nivel físico o psicológico puede llegar a ser necesaria la hospitalización. Los problemas de salud graves relacionados con la anorexia pueden representar una urgencia médica y requerir hospitalización para su estabilización.

Si tú o alguien de tu entorno cercano padece un trastorno de la conducta alimentaria, no dejes pasar más tiempo y acude a buscar ayuda a un profesional.

Neurofeedback como tratamiento efectivo para desórdenes alimenticios

El neurofeedback es una técnica no invasiva y sin efectos secundarios que se basa en el entrenamiento cerebral para regular su actividad eléctrica, optimizándola, y con ello mejorando la conducta y la sensación de bienestar de las personas que la reciben.

En nuestro centro Neuroscenter de Barcelona combinamos la terapia psicológica con el neurofeedback para ofrecer un tratamiento integral, que personalizamos para adecuarnos a las necesidades de cada caso y de cada persona.

Nuestro equipo de psicólogos y profesionales expertos en neurofeedback cuenta con amplia experiencia y con un historial de éxito en el tratamiento de muchos casos y tipos de trastornos de la conducta alimentaria, tanto en la adolescencia como en personas adultas.

Son muchas las personas que ya han experimentado los beneficios y el aumento en su calidad de vida gracias al neurofeedback y la psicoterapia, y cada vez más las que conocen su enorme potencial, gracias a los buenos resultados que se obtienen.

Si quieres agendas una cita con un profesional, si necesitas más información sobre el tratamiento de trastornos de la alimentación o sobre el neurofeedback, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Deja un comentario

Rellena el formulario

Te contactaremos a la brevedad para agendar tu cita

Abrir chat
1
¿Necesitas más información?
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?