Síntomas de trastornos afectivos

¿Cuáles son los síntomas de los trastornos afectivos más comunes? Poder conocerlos y profundizar sobre ellos, facilitará su identificación y saber si debemos buscar la ayuda de un profesional de la salud mental para tratarlos.

¿Qué es la afectividad?

El término afectividad hace referencia a las emociones, actitudes, deseos, sentimientos y estados de ánimo de una persona. También la podemos definir como la capacidad de reaccionar ante un estímulo mediante emociones y sentimientos, la conducta que está expresando el estado de ánimo subjetivo de un individuo.

Podemos caracterizar la afectividad según 3 continuos:

  • Positiva – negativa: este continuo va desde sentimientos que generan un gran bienestar, como la felicidad, hasta sentimientos que provocan gran sufrimiento, como la tristeza.
  • Alta activación – Baja activación: hace referencia a la sensación de activación interna que nos produce, desde muy alta a muy baja.
  • Alta dominancia – Baja dominancia: desde sentir que podemos controlar totalmente la emoción hasta sentir que es la emoción la que nos está controlando a nosotros.

Alteraciones de la afectividad

Las alteraciones en la afectividad pueden aparecer en diferentes dimensiones. Algunas de estas alteraciones pueden ser síntomas de un trastorno afectivo.

En el caso de haber una alteración en la intensidad, se puede dar en dos sentidos:

  • Disminución: puede dar lugar a un aplanamiento afectivo (incapacidad de experimentar y expresar emociones) o anhedonia (incapacidad de disfrutar de las cosas que previamente resultaban placenteras)
  • Exacerbación: experimentar de forma muy intensa cualquier tipo de emoción, ya sea tristeza, alegría, miedo, etc.

Podemos hablar de alteraciones en la duración cuando el estado de ánimo perdura en el tiempo más de lo esperado (por ejemplo, aunque el estímulo que lo provocaba ya no exista) o no inicia en el momento adecuado (por ejemplo, el sentimiento aparece meses después de que haya ocurrido el suceso que lo desencadenó).

Se produce una alteración de la calidad de la afectividad cuando la emoción es desproporcionada, incapacitante y molesta.

Por último, cuando aparece una alteración en la adecuación puede ser referente a un estímulo, como en las fobias cuando aparece un miedo desproporcionado asociado a un estímulo concreto; a una persona, que nos despierta una emoción que no está justificada por las vivencias que hemos tenido con ella; o una emoción flotante, que invade todos los aspectos de la vida.

Síntomas de los trastornos afectivos

Se consideran trastornos afectivos aquellos cuyo principal síntoma es una alteración del estado de ánimo. La gravedad o intensidad de este tipo de trastornos puede variar, desde cuadros muy leves a altamente incapacitantes. Otra característica a destacar es que se pueden dar en cualquier momento vital.

Los síntomas de trastornos afectivos que cada individuo experimenta van a variar según el tipo de trastorno concreto. Podemos incluir dentro de los trastornos afectivos o trastornos del estado de ánimo: el trastorno depresivo mayor, la distimia, el trastorno Bipolar (Tipo I y II) y la Ciclotimia.

Depresión mayor

Cuando una persona está pasando por un episodio de depresión el principal síntoma y más destacable es un estado de ánimo depresivo la mayor parte del día o la pérdida de interés o placer.

Otros síntomas que también pueden aparecer son: aumento o pérdida de apetito, insomnio o hipersomnia, fatiga, sentimiento de culpa o inutilidad, agitación o retardo psicomotor, dificultad para concentrarse o pensar y pensamientos recurrentes de muerte.

Distimia

La distimia o trastorno depresivo persistente se caracteriza porque la persona ha tenido un estado de ánimo depresivo durante más de dos años. Además, otros de los síntomas que pueden aparecer en este tipo de trastorno son: baja autoestima, desesperanza, fatiga, dificultad para concentrarse y tomar decisiones, insomnio o hipersomnia y falta o exceso de apetito.

Trastorno Bipolar

El síntoma que caracteriza a las personas con trastorno bipolar es la experimentación de cambios extremos en el estado de ánimo. Estos cambios de humor pueden incluir episodios de depresión y períodos de manía (Megalomanía o ideas de grandeza, pensamiento acelerado y distraído, hablar en exceso, realizar actividades de riesgo o disminución de la necesidad de dormir) o hipomanía (variante menos extrema de la manía).

Se diferencia entre dos tipos de trastorno Bipolar:

  • Tipo I: Existen episodios de manía. También puede experimentar episodios depresivos, aunque es posible que la depresión no ocurra.
  • Tipo II: Este tipo incluye episodios de depresión junto con hipomanía.

Ciclotimia

La ciclotimia se puede considerar una forma leve de trastorno bipolar. Se caracteriza por la presencia de períodos con síntomas depresivos y síntomas hipomaníacos pero de menor gravedad y con un curso temporal irregular.

¿Cuál es la causa de los trastornos afectivos?

Existen diferentes causas o factores de riesgo que pueden predisponer a una persona a sufrir un trastorno afectivo.

Los neurotransmisores, o sustancias químicas del cerebro, juegan un papel importante en el estado de ánimo. Cuando están desequilibrados o no envían una señal adecuada, el resultado puede ser un trastorno afectivo.

Los acontecimientos de la vida pueden desencadenar trastornos afectivos. Un evento traumático o una pérdida puede originar una depresión u otro trastorno. El consumo de alcohol y drogas también es un factor de riesgo.

Por último, el factor genético también parece ser importante. Si en la familia existen casos de trastornos afectivos, es posible que aumente el riesgo de desarrollar uno, es decir, pueden ser hereditarios. Sin embargo, esto no garantiza que se tenga que desarrollar.

Tratamiento de los trastornos afectivos

El tratamiento de los trastornos afectivos suele llevarse a cabo desde dos enfoques: farmacológico y psicoterapéutico. El tratamiento de elección suele ser la combinación de ambos.

En lo que respecta a la psicoterapia, se ha podido comprobar que es una parte muy importante y fundamental para el éxito del tratamiento de estos trastornos.

Neurofeedback y EMDR para trastornos afectivos

Abordando los trastornos afectivos con el Neurofeedback se pretende modificar los patrones de ondas relacionados con la alteración en el estado de ánimo. Se llevará a cabo un entrenamiento, no invasivo y personalizado, que producirá el cambio necesario para mejorar los síntomas.

Por otra parte, utilizando la técnica del EMDR, es posible abordar aquellas vivencias que pueden haber contribuido a causar la sintomatología. De esta manera se pretende afrontar esos recuerdos desde otra perspectiva y reprocesarlos, por tal de que dejen de causar malestar y dolor en la persona.

Los profesionales de Neuroscenter cuentan con amplia experiencia en el tratamiento de los síntomas de trastornos afectivos. Tras una primera valoración podrán determinar cuál es la forma más adecuada de abordarlo y ofrecerte el tratamiento más eficaz para tu caso concreto.

Rellena el formulario, responderemos a la brevedad

Abrir chat
1
¿Necesitas más información?
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?