Toda la verdad sobre el síndrome post vacacional, ¿cómo prevenirlo?

Toda la verdad sobre el síndrome post vacacional, ¿cómo prevenirlo?
Toda la verdad sobre el síndrome post vacacional, ¿cómo prevenirlo?


El famoso síndrome post vacacional no existe como tal en el manual de referencia de los profesionales de la salud mental pero se ha extendido su conocimiento a nivel general como si así lo fuera.


Si bien es cierto que se puede considerar un conjunto de síntomas que existen tras un periodo de vacaciones no se puede considerar un trastorno clínico el síndrome post vacacional.

El conjunto de síntomas más habituales son la irritabilidad, el cansancio, apatía y ansiedad. Todo ello puede generar dificultades en la concentración, insomnio o incluso dolores de cabeza.

Cualquier cambio en nuestra rutina genera necesariamente un proceso de adaptación para el cuerpo, incluyendo en este apartado también el aspecto psicológico. Igual que tras iniciar las vacaciones no se adquiere de forma automática el estado de relajación y disfrute, el volver al trabajo no implica estar al 100% desde el momento zero. Es este proceso de adaptación que necesita el cuerpo lo podría llegar a considerarse el síndrome postvacacional.

Se podría simplificar realizando una comparación como cualquier otro proceso de adaptación. Podrías ver claramente el cambio realizado por una persona que ha fumado durante un cierto tiempo y de repente deja de consumir tabaco. Se espera que tenga las típicas sensaciones de “el mono” o síndrome de abstinencia. El cuerpo tiene un cierto tiempo para adaptarse al cambio y requiere de una habituación.

La idea de poder prevenir estos molestos síntomas es una opción factible que está en nuestras manos. Siguiendo con la comparación del consumo de tabaco, se podría hacer de forma progresiva para volver a la rutina de forma gradual. En este caso no existe la opción de retornar al trabajo un par de horas el primer día e ir ampliando día a día pero si es posible volver antes para volver a tomar la rutina de la vida diaria en el mismo entorno.

También se podría ir adelantando el horario del despertar de forma paulatina como iniciar la rutina saludable de ejercicio para ir poco a poco acostumbrando el cuerpo a instaurar un nuevo ciclo. Muchas veces no es posible pero otra opción sería fraccionar las vacaciones de forma equitativa a lo largo del año para que el cambio de un estado a otro no sea tan brusco.

Consulta o pide cita a Neuros Center si padeces esta afección.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar