Resistencia al cambio: ¿Qué es y cómo superarlo?

Resistencia al cambio: ¿Qué es y cómo superarlo?

Resistencia al cambio:

¿Qué es?

Como ya sabemos el cambio es parte de nuestro mecanismo biológico evolutivo. Desde cuando nacemos hasta que nos morimos nuestro cuerpo cambia continuamente adaptándose al entorno en el que vivimos. De la misma manera, el cambio tendría que suceder a nivel psicológico, ya que es un proceso asociado a la adaptación del ser humano a su entorno.

A diferencia del cambio corporal, el cambio personal depende más de nosotros mismos, es decir, que es una elección y una decisión que tomamos para favorecer nuestro crecimiento personal.

Erróneamente, antes, se creía que una vez que somos adultos no se puede cambiar y que el crecimiento era algo que solo interesaba a los niños y a los adolescentes ya que el cerebro se desarrolla más bien en estas edades.

Sin embargo, los nuevos descubrimientos neurocientíficos afirman que el cerebro se queda plástico, es decir, modificable por las experiencias que tenemos a lo largo de toda la vida, aunque sea más difícil y lento el proceso de cambio ya que los patrones neuronales se vuelven más establecidos y rígidos cuanto más nos hacemos mayores de edad.

Pero un cambio es posible, el cerebro puede reorganizar sus conexiones, los patrones pueden ser debilitados y nuevos patrones pueden crearse si solo tomamos la iniciativa y empezamos a tomar nuevos hábitos cotidianos que nos darán nuevas experiencias y así remodelarán las conexiones neuronales.

El crecimiento personal es un proceso de transformación que no nos es sencillo ya que requiere un esfuerzo de voluntad para cambiar y tenemos que empeñarnos en aumentar nuestro nivel de autorreflexión y autoconciencia.

Mucha gente que afirma querer cambiar, pero siguen haciendo las mismas cosas, incapaces de romper hábitos y siguiendo pensando de la misma manera. Esta dicotomía es el resultado de una resistencia que se genera a nivel inconsciente y que en la mayoría de los casos tiene su raíz en el miedo al desconocido y al fracaso.

¿Cómo superarlo?

Abandonar nuestra zona de confort, de hecho, genera miedo. Todo lo que es desconocido nos asusta ya que no podemos tener control sobre ello y no nos sentimos seguros.

Entonces, el primer paso para lograr efectivamente un cambio y seguir en nuestro proceso de desarrollo personal sin quedarnos estancados es ser autoconscientes y aprender a conocerse.

Solo cuando nos conocemos sabremos cual son nuestras necesidades, nuestras emociones, nuestros deseos, nuestros proyectos de vida, pero sobretodo nuestros miedos y nuestros límites.

Una vez que hemos tomado conciencia de cual son nuestros límites y los miedos que no nos están permitiendo cambiar y evolucionar tenemos que atrevernos a detectar y superar nuestras creencias internas sobre nosotros mismos y la realidad que son debilitantes y a la vez limitantes para el crecimiento personal.

Cuando ya tenemos claro cuáles son nuestros límites y tenemos la voluntad de superarlos hay que hacerlo: hay que salir de la zona de confort, hay que abandonar el victimismo y aceptar la incertidumbre e intentar hacer algo nuevo aunque nos pueda causar ansiedad, porque ser valiente no es no tener miedos, sino que es querer superarlos.

De hecho, una vez que empiezas a ver como algo que en principio te daba mucho miedo hacer, y al final acabas haciendo, esto irá mejorando tu autoconfianza y debilitando tu resistencia al cambio. Entonces irás realizando otro pequeño paso hacía la superación de tu siguiente limite y te sorprenderá como poco a poco tu resistencia al cambio irá desapareciendo y adquirirás más autoconfianza y llegaras a cambiar de verdad.

Si te sientes estancado en una de estas fases hacia el crecimiento personal y te parece que aun intentándolo todo no consigues resultados favorecedores acude a terapia y no te culpes por ello, puesto que suele pasar a la mayoría de la gente que quiere seguir su crecimiento personal. Considérate afortunado por querer hacer este esfuerzo e intenta todo lo que este en tu mano ya que no hay nada peor que quedarse estancados cuando queremos evolucionar.