¿Qué es la felicidad y cómo lograr la paz interior?

¿Qué es la felicidad y cómo lograr la paz interior?

Desde siempre los seres humanos nos hemos formulado diferentes preguntas: ¿De dónde venimos? ¿Dónde vamos? ¿Quiénes somos? Y otras importantes preguntas como ¿Qué es la felicidad? ¿Cómo podemos vivir felices?

Los filósofos, desde siglos antes cristo, han intentado formular una respuesta en merito a lo que es la felicidad. Entre ellos encontramos Platón que afirmaba: “El hombre que hace que todo lo que le lleve a la felicidad dependa de él mismo, y no de los demás, ha adoptado el mejor plan para vivir feliz”. Para el filósofo griego la felicidad, de hecho, radica en el crecimiento personal y es fruto de la satisfacción conseguida a través de pequeños logros.

Según su discípulo Aristóteles, todos los hombres van en búsqueda de su propia felicidad, la cual depende solo de uno mismo, y cada uno conoce el secreto de su propia felicidad. Para desvelar este secreto, pero, hay que conocerse bien a uno mismo y saber qué es lo que se quiere.

Otras respuestas influentes han sido las del filósofo nihilista Nietzche, que afirmaba que la felicidad se puede conseguir solo cuando comprobamos que hemos superado aquello que nos oprimía, ya que haber superado una resistencia, nos confiere un sentimiento de poder que nos hace enfrentarnos a todas las dificultades con vitalidad.

El premio nobel de la literatura Bertrand Russell en su libro “La conquista de la felicidad” decía  que “De todas las formas de precaución, la cautela en el amor, es tal vez, la más mortal de la verdadera felicidad”. Para el filósofo británico, el amor es de hecho un instrumento para conseguir la verdadera felicidad, ya que nos permite romper el ego y nuestras defensas que no nos permiten ser realmente felices.

Si juntamos todas estas interpretaciones de felicidad, es fácil intuir como una serie de factores juegan un papel importante para lograr este estado de grata satisfacción espiritual y física, así es como lo define la Real Academia Española de la Lengua.

Debido a un estado de gran insatisfacción e infelicidad que ha estado creciendo en las últimas décadas con el desarrollo del mundo moderno, el tema de la felicidad ha cobrado cada vez más importancia en el mundo de la psicología y con este artículo queremos definir algunos ingredientes importantes para la receta de la felicidad.

Es verdad que la felicidad se confunde fácilmente con una emoción pero una emoción es un momento pasajero, y con el concepto de felicidad, en este caso, entendemos que es un estado de bienestar emocional, de paz interior que perdura en el tiempo.

Un error que muchos cometemos es pensar que la felicidad, es decir esta paz interior, solo se logra cuando podemos experimentar únicamente emociones positivas, así que muchas veces nos esforzamos reprimiendo todas aquellas emociones, como la angustia, la tristeza, la rabia, que en la sociedad están vista como negativas, ilusionándonos que así conseguiremos llegar a este estado. Lo único que estaremos haciendo,  será mentirnos a nosotros mismos y alejárnos de esta meta tan esperada, ya que todas las emociones que reprimimos irán reforzándose en nuestro interior, aumentando las sensaciones desagradables que generan.

La verdad es que los seres humanos somos seres muy frágiles, ya que somos los únicos animales que además de las necesidades primarias también necesitamos crear vínculos afectivos y crear intimidad emocional con otros seres humanos, sobre todo en los primeros años de vida. Si es verdad que todos tenemos heridas emocionales, el primer ingrediente de la felicidad es perdonar todas aquellas personas que nos han causado estas heridas y sobretodo perdonarnos  a nosotros mismos. Solo perdonándonos, de hecho, podremos permitir a todas nuestras emociones, que sean más agradables o menos, de fluir en nuestro interior y de no ir generando otros bloqueos o reforzando dichas heridas.

No tenemos que sentirnos culpables por probar emociones cual la rabia o la tristeza, ya que en la naturaleza todo es dual y si no nos permitimos  vivir el sufrimiento tampoco seremos capaces de vivir la verdadera felicidad. Es importante sacar todas estas emociones ya que es un momento catártico e indispensable para sanar nuestra alma y lograr la paz interior.

La felicidad no es algo que nos viene dado, es una actitud que construimos y entrenamos cada día, es la elección de cuidar de nosotros mismos, ejercitar la gratitud por lo bueno en nuestra vida y por las personas que amamos. La felicidad es aprender a animarnos en los malos momentos y a disfrutar de nuestros logros, es aprender a controlar nuestros impulsos y no sentirnos culpables por nuestros errores.

Las personas felices no son las personas que nunca lloran, que nunca caen, que parecen tener todo lo que necesitan, que han tenido una vida fácil. Las personas felices de verdad son las que eligen al final de cada día ser agradecidas por la belleza de la vida, por mucho que la vida a veces pueda parecer dura e injusta.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar