El miedo al miedo

Cuando la atención y la concentración son secuestradas por la ansiedad…

“Ninguna pasión como el miedo, le arrebata con tal eficacia a la mente la capacidad de actuar y razonar” Edmund Burke

Ansiedad

La ansiedad de manera desproporcionada interfiere en nuestras actividades diarias. Estar ansioso gran parte del tiempo, sin una causa aparente interfiere en la salud. ¿Cómo puedo rendir en el día a día si el estrés se apodera de mi persona? Resulta agotador pensar que esos síntomas se pueden cronificar, fluctuando con frecuentes recaídas en periodos de estrés.

Algunas características que están presentes son:

  • Intolerancia a la incerteza.
  • Tendencia a mostrar una preocupación excesiva, de naturaleza anticipatoria, en relación a diversos sucesos o actividades.
  • Dificultad en la toma de decisiones.
  • Evaluación negativa de los problemas: percepción de que los problemas resultan amenazantes para el bienestar emocional, poca confianza en la capacidad para resolver problemas.
  • Evitación cognitiva.
¿Quieres que te ayudemos?
Píde información sin ningún compromiso.

Para comprender la ansiedad, se debe entender que existen tres procesos interrelacionados entre ellos.

    • Aspectos físicos: es decir, la ansiedad se percibe como un conjunto de sensaciones somáticas, tales como: mareos, sudoración, respiración poco profunda y acelerada, tensión muscular, dolor de estómago
    • Aspecto cognitivo: la ansiedad vive en la preocupación por el futuro: imaginar posibles resultados catastróficos a sucesos que aun no han ocurrido. Nos imaginamos teniendo una conversación telefónica con un jefe y creemos que nos verá como estúpidos. La realidad es que depositamos un malestar en nuestro cuerpo por algo que no ha sucedido y que sólo el futuro podrá esclarecer
    • Aspecto evitativo, propio de la conducta ansiosa. En muchas ocasiones las personas tienden a evitar reacciones fisiológicas desagradables y pensamientos dolorosos. Se pretende evitar aquellas situaciones que creemos que nos harán más daño algo que reforzará más los miedos ya presentes.

Los síntomas clínicos que más acompañan al paciente suelen ser: inquietud o sensación de excitación o nerviosismo, facilidad para fatigarse, dificultad en concentrarse y mantener la mente en blanco, irritabilidad, tensión muscular y dificultades relacionadas con el sueño.

Por ello, algunos de los objetivos que se tratarán en las sesiones serán: comprender los síntomas, dotar de estrategias y habilidades y poder controlar su preocupación y los síntomas que están asociados.

Algunos de los componentes en el tratamiento de la ansiedad son:

  • La observación y comprensión del trastorno.
  • Técnicas de control físico.
  • Reestructuración cognitiva.
  • Exposición interoceptiva.
Tratamientos para la ansiedad

Debido a las características que se han explicado es bueno recurrir al EMDR, técnica que permite tratar la ansiedad, comprendiendo las posibles defensas, valorando las posibles dianas a tratar, integrando la respuesta ansiosa y reprocesando posibles situaciones que sean el foco de la ansiedad.

Otro abordaje terapéutico que resulta muy funcional para tratar la ansiedad es el Neurofeedback. Alan Gray, autor que desarrolló la teoría biopsicológica explicó cómo la exitación emocional y el área orbital ejercen gran influencia en la aparición de la ansiedad. Precisamente, el Neurofeedback permite trabajar una serie de ondas en determinadas regiones cerebrales, para poder entrenar el cerebro y conseguir que la sintomatología ansiosa se reduzca.

En nuestro centro ofrecemos estos  tratamientos no invasivos y muy eficaces para combatir la ansiedad y mejorar la vida sin necesidad de medicación mediante la combinación del Neurofeedback y el EMDR.

Marina Bolós Pozuelo
Psicóloga Colegiada 25676

Deja un comentario

Rellena el formulario

Te contactaremos a la brevedad para agendar tu cita

Abrir chat
1
¿Necesitas más información?
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?