Eficacia de Neurofeedback

¿Cómo se puede evaluar la eficacia de Neurofeedback?

La Asociación de Psicofisiología Aplicada y Biofeedback y La Sociedad Internacional de Neurofeedback e Investigación establecieron en el año 2001 las pautas para la evaluación de la eficacia clínica de las terapias psicofisiológicas.  Esta publicación establece que el Neurofeedback debe utilizar evaluaciones como qEEG o técnicas similares para identificar patrones inapropiados de actividad cerebral y darle a la persona la capacidad de cambiarlos.

La práctica del Neurofeedback se basa en la evidencia, es decir, utiliza aquellas investigaciones que han obtenido los mejores resultados para poder prestar el mejor tratamiento.

En la actualidad, el Neurofeedback se basa en unos estándares y pautas que se han establecido y que son supervisados por parte de la BCIA (Bioofeedback Certification International Alliance).

Investigación en Neurofeedback

La mayoría de investigaciones realizadas sobre el Neurofeedback se han llevado a cabo estudiando casos concretos o grupos pequeños de sujetos. Este factor se considera un punto negativo en la investigación del Neurofeedback, no obstante, es importante tener en cuenta la cantidad de repeticiones que se han realizado de ese estudio.

Un buen estudio no es solo una receta que debe seguirse cuidadosamente, el componente analítico de un estudio es uno de los componentes más importantes de la ciencia. Cuando cientos de estudios comienzan a mostrar resultados similares, incluso si tienen un tamaño de muestra pequeño, es un buen indicador de validez externa y confiabilidad.

Estudios clave sobre la eficacia de Neurofeedback

Los primeros estudios en el campo fueron los realizados por Sterman (Sterman, Wyrwicka y Roth, 1969). Estudiaron si era posible entrenar a los gatos en producir voluntariamente un patrón concreto de ondas cerebrales, el SMR, ofreciendo una recompensa de comida cuando lo producían. Los gatos cumplieron fácilmente la tarea. En estudios posteriores en los que se investigó el efecto epileptógeno de una sustancia concreta que afecta a los gatos, se vio que los que habían sido entrenados eran más resistentes a tener convulsiones y a la muerte. El entrenamiento SMR de alguna manera había inoculado a los gatos contra las convulsiones, demostrando que entrenar este patrón resultó tener un efecto permanente en los procesos neuronales.

Lubar y Shouse (1976) siguieron con una investigación en niños con TDAH, demostrando que el Neurofeedback podía disminuir su sintomatología.

Estos estudios pioneros dieron lugar a un mayor número de investigaciones que continuaron mostrando eficacia, mientras que otras comenzaron a centrarse en los cambios fisiológicos en el cerebro.

Un ejemplo de estudio que se centró en las modificaciones fisiológicas que genera el Neurofeedback es el de Hershberg et al. (2004). Estos autores señalaron que existen varios estudios de Neurofeedback que utilizan fMRI (Imagen de Resonancia Magnética Funcional) que demuestran que el control del cerebro a través de la retroalimentación es válido. Los estudios de fMRI en sujetos humanos han evidenciado que el patrón SMR EEG está claramente asociado con un aumento en la actividad metabólica en el cuerpo estriado del complejo nuclear de los ganglios basales (Birbaumer, 2005).

Desde ese primer estudio de Sterman han sido miles los trabajos que se han realizado sobre el Neurofeedback y que han podido confirmar su eficacia en diferentes áreas y trastornos.

Neurofeedback en Neuroscenter

En Neuroscenter aplicamos Neurofeedback a pacientes con diversa sintomatología, basándonos en la evidencia científica que respalda su uso en diferentes trastornos y ámbitos de mejora.

Previamente a poder iniciar el entrenamiento en Neurofeedback, se realiza un qEEG o Mapeo cerebral al paciente para conocer cuál es su actividad eléctrica cerebral y qué tipo de entrenamiento se debe realizar para mejorar la funcionalidad cerebral y, en consecuencia, sus síntomas.

Tras haber analizado la información recogida se establece un plan de entrenamiento personalizado para cada individuo, idóneo para sus características particulares.

A partir de aquí se puede iniciar el tratamiento con Neurofeedback, que se llevará a cabo a lo largo de, al menos, 20 sesiones.

Finalmente, una vez completado el tratamiento, se realizará nuevamente el Mapeo Cerebral para conocer los cambios que se han obtenido con el Neurofeedback.

Rellena el formulario, responderemos a la brevedad

Abrir chat
1
¿Necesitas más información?
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?