¿Cuál es la diferencia entre tristeza y depresión?

¿Cómo distinguir si tengo tristeza o depresión?

Puede ser difícil diferenciar entre la tristeza y la depresión, ya que ambas pueden implicar sentirse mal, desanimado o sin esperanza.

Sin embargo, la tristeza es una emoción humana normal que todos experimentamos en ciertos momentos. Por lo general, es causada por un evento específico, como puede ser una pérdida, y generalmente dura un período corto de tiempo.

La depresión es una enfermedad mental, más persistente, y puede ocurrir sin ningún desencadenante obvio. La depresión también implica síntomas adicionales, incluso no en todos los casos de depresión existe un estado de ánimo triste.

¿Qué es la tristeza?

La tristeza es una emoción que todos sentimos en algún momento de nuestra vida. Es una reacción normal a los problemas y momentos difíciles de la vida.

La tristeza se caracteriza por un sentimiento de desesperanza, impotencia e inutilidad. A menudo consideramos que la tristeza es negativa, pero en realidad puede ser bastante adaptativa. La tristeza puede ayudarnos a procesar experiencias y emociones difíciles, puede motivarnos a hacer cambios en nuestras vidas que pueden mejorar nuestro bienestar. Por tanto, aunque la tristeza pueda ser desagradable, es muy útil.

¿Qué es la depresión?

La depresión es un trastorno del estado de ánimo caracterizado por diferentes síntomas entre los que puede estar incluída, o no, la tristeza. Tener depresión afecta a cómo te sientes, piensas y te comportas. Puede conducir a una variedad de problemas emocionales y también físicos, como fatiga, insomnio o falta de apetito.

Cuando una persona tiene depresión, disminuye su capacidad para funcionar correctamente en su vida diaria, en el ámbito familiar, social y laboral.

Síntomas de la depresión

Para el diagnóstico del Trastorno de Depresión Mayor, deben aparecer, en un período mínimo de dos semanas, cinco o más de los siguientes síntomas:

  1. Estado de ánimo deprimido la mayor parte del día.
  2. Disminución del interés o el placer por todas o casi todas las actividades.
  3. Pérdida importante de peso o aumento de peso.
  4. Insomnio o hipersomnia.
  5. Agitación o retraso psicomotor.
  6. Sentimiento de inutilidad o culpabilidad excesiva o inapropiada.
  7. Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse, o para tomar decisiones.
  8. Pensamientos de muerte, ideas suicidas o intento de suicidio.

Es necesario que uno de los síntomas sea el estado de ánimo deprimido o la disminución de interés o placer.

Si sientes que puedes estar experimentando alguno de estos síntomas es muy importante que acudas a un profesional de la salud mental para que pueda darte la ayuda que necesitas.

Tratamientos para la depresión

Existen diferentes tipos de tratamientos disponibles para la depresión. A continuación se describen algunos de los tratamientos más comunes y efectivos para este trastorno.

La terapia psicológica es fundamental para tratar la mayoría de casos de depresión. Hablar con un terapeuta que ayude a comprender la depresión y encontrar formas de sobrellevarla es de gran importancia. La terapia también puede ayudar a aprender nuevas habilidades para afrontar situaciones difíciles.

En aquellos casos en los que se puede identificar una vivencia traumática relacionada con la depresión, el EMDR ha mostrado ser muy eficaz. Esta técnica aborda estos eventos por tal de que la persona pueda reprocesarlos y disminuir el malestar que pueden estar causando.

El Neurofeedback se ha utilizado en el tratamiento de la depresión para modificar los patrones de ondas relacionados con la alteración del estado de ánimo y otros síntomas. Es un entrenamiento, no invasivo, que pretende enseñar al cerebro una nueva forma de funcionar, consiguiendo así una mejora de los síntomas.

Los psicofármacos pueden ser muy útiles para tratar la depresión, ya que pueden ayudar a equilibrar las sustancias químicas del cerebro que hacen que la persona se sienta deprimida. Es importante trabajar con un psiquiatra para determinar qué medicamento es adecuado para cada caso particular.

Por último, el cuidado personal también es importante en el tratamiento de la depresión. Cuidarse física y emocionalmente puede ayudar a mejorar el estado de ánimo y hacer que sea más fácil afrontar situaciones difíciles. Algunas de las cosas que se pueden hacer para cuidarse son: hacer ejercicio con regularidad, llevar una dieta saludable, dormir lo suficiente y pasar tiempo con personas que sean un apoyo.

Rellena el formulario, responderemos a la brevedad

Abrir chat
1
¿Necesitas más información?
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?