Consejos para cuidar una amistad

Consejos para cuidar una amistad
Consejos para cuidar una amistad

Las personas somos seres sociales por naturaleza y por ello es importante saber relacionarse y cuidar a las personas que nos rodean. De hecho, en salud mental es uno de los factores protectores más relevantes, la amistad.

Si pensamos en el caso de una persona que acaba de perder a un familiar cercano, esta tendrá menos riesgo de sufrir algún tipo de dificultad para procesar el duelo si tiene un entorno social estable y de confianza en el que apoyarse y que este a su vez le acompañe en estos momentos, que no quizás otra persona que no tenga este grupo y entorno social. En este segundo caso el riesgo de desarrollar cualquier problema con el duelo o inclusive otro tipo de patologías sería mucho mayor.

Desde los años 60, los primeros investigadores en la teoría del apego identificaron la necesidad primaria de las personas de vincularse a través de experimentos como el de la separación de las crías de un tipo de mono recién nacidas. Las ubicaban en una sala con dos simulaciones de la madre, una acolchadita y peluda pero sin comida y otra estructura metálica y fría pero con comida. La sorpresa de los investigadores fue ver que las crías se quedaban la mayor parte del tiempo con la “madre” sin comida y que solo acudían a la metálica para poder alimentarse.

En este sentido quería demostrar y dejar bien clara la importancia de disponer de un buen grupo de apoyo a nivel social y, consecuentemente, de la importancia de saber mantenerlo y cuidarlo.

Cuando uno establece un vínculo con otra persona se inicia normalmente de forma espontánea y progresivamente va aumentando la relación con todo tipo de información relacionada con la intimidad personal y emocional.

Desde el ocio y disfrute como también con la comunicación de aspectos personales en momentos de vulnerabilidad, se nutre la relación de amistad de forma constante. Aspectos como la confianza tras la compañía en varios momentos, tanto buenos como malos (como podría darse en una pareja), permiten la existencia de un cierto “colchón emocional”. Con esto quiero decir que como todas las personas, hay momentos en los que nos comportamos adecuadamente y otros no tanto… Poder contar con ese colchón, ganado previamente por mantener una relación de confianza y constancia, permite tener malos momentos y no expresar o hacer algo adecuadamente con el/la amig@.

La oportunidad de pedir perdón también es un aspecto importante en las relaciones. Reconocer el error y disculparse ante alguien que es importante en nuestras vidas permite, o al menos abre la puerta, a que la persona dañada/ofendida vuelva a acercarse y se pueda recuperar la relación.

Desde acordarse de su cumpleaños y tener algún detalle, como incluso sorprender un día aleatorio con una visita inesperada, acompañar y estar en los momentos difíciles con un apoyo incondicional….

La sinceridad, autenticidad y confianza junto con la diversión y el cariño son los ingredientes para que de forma constante se nutra una relación y esta perdure a lo largo del tiempo.