Condicionamiento Operante

¿Qué es el condicionamiento operante?

El condicionamiento operante es un tipo de aprendizaje que ocurre debido a las consecuencias de un comportamiento. En rasgos generales, si un comportamiento es seguido por una consecuencia positiva (reforzador), entonces es más probable que el comportamiento se repita; si un comportamiento es seguido por una consecuencia negativa (castigador), entonces es menos probable que el comportamiento se repita.

El objetivo del condicionamiento operante es aumentar o disminuir la probabilidad de que una conducta ocurra, es decir, el moldeamiento de la conducta. Existen dos conceptos importantes en este tipo de aprendizaje:

  • La adquisición: Cuando una conducta, como consecuencia del refuerzo, cada vez se da de forma más frecuente y aparece más rápido.
  • La extinción: Cuando una conducta, como consecuencia de eliminar su reforzamiento, disminuye o se termina suprimiendo.

Tipos de condicionamiento operante

Podemos encontrar 4 formas distintas de aplicar el condicionamiento operante:

  • Refuerzo positivo: Tras un comportamiento ocurre una consecuencia positiva y en consecuencia es más probable que se vuelva a repetir ese comportamiento.
  • Refuerzo negativo: Tras un comportamiento no ocurre una consecuencia negativa y en consecuencia es más probable que se vuelva a repetir ese comportamiento.
  • Castigo positivo: Tras un comportamiento ocurre una consecuencia negativa y en consecuencia es menos probable que se vuelva a repetir ese comportamiento.
  • Castigo negativo: Tras un comportamiento no ocurre una consecuencia positiva y en consecuencia es menos probable que se vuelva a repetir ese comportamiento.

Historia del condicionamiento operante

La historia del condicionamiento operante se remonta a fines del siglo XIX, cuando Edward Thorndike realizó experimentos con animales en un intento por comprender el aprendizaje.

Thorndike desarrolló sus investigaciones utilizando las llamadas cajas de solución de problemas. Eran una serie de experimentos que realizó usualmente con ratas para estudiar cómo aprendían. Colocaba una rata en una caja con una palanca que abría la puerta y la rata debía averiguar cómo escapar. Thorndike descubrió que tras unos intentos aprenderían cómo resolver el problema y que lo harían cada vez más rápido. Esto se debía a que reforzaba la conducta de presionar la palanca para escapar y por tanto esta conducta era cada vez más probable que se repitiera.

El trabajo de Thorndike condujo al desarrollo de la ley del efecto, que establece que es más probable que se repita el comportamiento seguido de una consecuencia positiva, mientras que es menos probable que se repita el comportamiento seguido de una consecuencia negativa.

En la década de 1930, B. F. Skinner realizó experimentos con palomas y ratas en sus “Cajas de Skinner” para ampliar la comprensión del condicionamiento operante. Con sus investigaciones, Skinner pudo definir muchos de los elementos que afectan al aprendizaje por condicionamiento operante.

Diferencias entre condicionamiento operante y condicionamiento clásico

El condicionamiento clásico fue descrito por primera vez a principios del siglo XX por Ivan Pavlov, un fisiólogo ruso. Observó que los perros comenzaban a salivar en presencia de la persona que les daba de comer, incluso cuando esa persona no llevaba comida. Pavlov se dio cuenta de que los perros asociaban a la persona con la comida y que esta asociación les hacía salivar.

Pavlov comenzó a estudiar este fenómeno de manera más sistemática. Presentó a los perros una campana (Estímulo Condicionado) y luego les dio comida (Estímulo Incondicional). Después de repetidos emparejamientos de la campana y la comida, los perros comenzaron a salivar en respuesta a la campana sola. Esto demostró que los perros habían aprendido a asociar la campana con la comida y que la campana se había convertido en un estímulo condicionado que provocaba la respuesta condicionada de salivación.

El condicionamiento clásico es un tipo de aprendizaje que se produce como consecuencia del emparejamiento de dos estímulos. Después de repetidos emparejamientos, la respuesta al estímulo condicionado llega a parecerse a la respuesta al estímulo incondicionado.

Tanto el condicionamiento operante como el condicionamiento clásico son formas en las que podemos aprender nueva información o comportamientos, pero difieren en varios aspectos:

  • En el condicionamiento clásico se aprende a asociar dos estímulos, mientras que en el condicionamiento operante se asocia un comportamiento a una consecuencia.
  • El condicionamiento clásico supone que el estímulo controla las respuestas del organismo, por lo tanto, el organismo es pasivo. Sin embargo, el condicionamiento operante asume que las respuestas las controla el organismo, es decir, tiene un papel activo.
  • El condicionamiento clásico define si el estímulo es condicionado o incondicional, pero el condicionamiento operante no define el estímulo.
  • En el condicionamiento clásico, el estímulo se presenta antes del comportamiento deseado, mientras que, en el condicionamiento operante, el estímulo se presenta después de que aparezca el comportamiento deseado, como un reforzador.

Ambos tipos de condicionamiento son herramientas poderosas para el aprendizaje y se pueden utilizar para enseñar nuevos comportamientos o para cambiar los existentes.

El condicionamiento operante en el Neurofeedback

El Neurofeedback es un entrenamiento que se basa en el condicionamiento operante.

Realizando un Electroencefalograma (EEG) se registran las ondas cerebrales de la persona y posteriormente se analizan. Esto permite identificar si la actividad cerebral del individuo no está funcionando de la forma más eficiente y si puede estar causando ciertas dificultades o sintomatología. Teniendo como base esta información, se establecerá el plan de entrenamiento individualizado para cada persona.

El entrenamiento consistirá en que, a través de la utilización de estimulación visual y auditiva, se reforzarán aquellos patrones de ondas que se quieren aumentar y, por el contrario, no se reforzarán los que se deben reducir. De forma inconsciente, el cerebro irá aprendiendo que obtiene un refuerzo cuando aparecen ciertas ondas y que si las repite seguirá obteniendo un refuerzo.

El Neurofeedback es una técnica no invasiva, que obtiene sus resultados simplemente aplicando un entrenamiento basado en optimizar el funcionamiento cerebral utilizando reforzadores y que, de esta forma, puede mejorar el bienestar de las personas.

Rellena el formulario, responderemos a la brevedad

Abrir chat
1
¿Necesitas más información?
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?