4 técnicas para combatir la ansiedad

4 técnicas para combatir la ansiedad

La ansiedad es la reacción del sistema nervioso ante situaciones de riesgo o peligro.
Es uno de los principales motivos por los que un paciente suele acudir a un centro psicológico.

Los síntomas principalmente suelen ser taquicardias, insomnio o sudoración espontánea, es decir, sin que medie un motivo físico externo como la práctica deportiva o una temperatura ambiental elevada. Además estos síntomas son inicialmente incontrolados.

Aunque es importante identificar y trabajar para reducir el origen de la ansiedad (trauma, evento, acumulación de tareas, alta exigencia, etc…), también es cierto que podemos recurrir a un buen centro psicológico en el que nos ayuden con técnicas de relajación para reducir la ansiedad.

Las siguientes, son técnicas que pueden ser de gran valor y bien dirigidas pueden ayudarnos a reducir los síntomas de ansiedad:

1- Respiración relajante

Esta técnica es ideal para llevar a cabo en cualquier sitio, en un atasco, en la oficina o en la cama.
-Paso 1 – Exhala todo el aire de tus pulmones.
-Paso 2 – Inhala durante 3 segundos
-Paso 3 – Retén el aire en el interior durante 6 segundos
-Paso 4 – Exhala durante 6 segundos.

Esta técnica puede modificarse según la capacidad pulmonar de cada uno. Siendo siempre necesario que la exhalación corresponda al doble de tiempo que la inhalación. Empezamos con una secuencia de 2-6-4 y podemos avanzar hasta un 4-6-8 o más.

2- Relajación muscular progresiva o Relajación de Jacobson

Bajo las directrices de un profesional especializado esta técnica puede resultar especialmente efectiva.
Inicialmente la postura debe ser de reposo, bien en una silla o en una cama. Cerrar los ojos e ir identificando los grupos musculares. Tras ello, ir paulatinamente contrayendo y relajando determinados músculos. La tensión muscular debería mantenerse durante aproximadamente 10 segundos y la relajación otros 10 segundos.

3- Neurofeedback

El neurofeedback es un tratamiento no invasivo que actúa sobre la función cerebral. Esta técnica realiza inicialmente un mapeo cerebral a través de unos sensores que indican las zonas importantes a trabajar. A continuación se realiza un trabajo cognitivo con estimulación visual y auditiva.

4- EMDR

Esta es una técnica de estimulación bilateral cerebral. Se estimula de manera ocular con pequeños movimientos, a través de ligeros golpecitos o mediante sonidos. Esta técnica se utiliza esencialmente ante bloqueos producidos por traumas al hacer fluir la información de un hemisferio al otro, estimulando las soluciones más apropiadas en cada situación.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar