Terapias EMDR. Superar eficazmente los eventos traumáticos

Terapias EMDR. Superar eficazmente los eventos traumáticos
Terapias EMDR. Superar eficazmente los eventos traumáticos

Con las siglas EMDR (Eye Movement Desensibilation and Reprocessing) se designa a una técnica que tiene por objetivo el reprocesamiento y la desensibilización mediante movimientos oculares. Un tratamiento basado en la estimulación bilateral sensorial alternada, que puede ser visual, auditiva o táctil, y que permite liberar y desbloquear muchas situaciones traumáticas. Al trabajar las dos zonas del cerebro, se consigue la desensibilización de eventos o emociones negativas, aportando soluciones confortables y definitivas.

De esta forma, la persona logra superar rápida y eficazmente sus traumas. Por este motivo, suele aplicarse en pacientes que padecen trastornos de estrés postraumático, traumas psicológicos actuales o antiguos, víctimas de malos tratos familiares, duelos por muertes cercanas, dependencias emocionales, fobias, disfunciones sexuales, depresión, problemas de ansiedad y ataques de pánico.

Este tratamiento fue ideado por la Doctora Francine Saphiro en la década de los 80. Esta psicóloga descubrió, mientras iba paseando una tarde por el campus universitario, que aquellas cosas que le preocupaban mientras iba caminando habían dejado de perturbarle y que sentía menos carga emocional negativa. Pensó en lo que había hecho durante el paseo y se dio cuenta de que había ido moviendo sus ojos de izquierda a derecha.

A raíz de este acontecimiento, desarrolló su método terapéutico y toda la investigación que actualmente de utiliza para los diferentes trastornos emocionales y, sobre todo, para el estrés postraumático. Para medir su eficacia aplicó su método en personas que habían sufrido traumas por participar en la guerra de Vietnam y en víctimas de abusos sexuales. Los resultados fueron una reducción muy significativa de los síntomas del estrés post traumático. Hoy en día también se usa, junto con otros métodos, para ofrecer solución a un amplio abanico de trastornos como los depresivos, de personalidad, de alimentación, etc.

¿En qué consiste el EMDR?

Las terapias EMDR, que empleamos en nuestra clínica de Barcelona, combina elementos teórico-clínicos de orientaciones como el psicoanálisis, cognitivo-conductual y otra. Durante el proceso, el terapeuta trabaja con el paciente para detectar cuál es el problema concreto que sufre y profundizar en los momentos más angustiantes para la persona. Mientras el paciente realiza movimientos oculares le vienen a la mente otras partes del recuerdo traumático u otros recuerdos, lo que facilita la conexión entre los dos hemisferios del cerebro. El terapeuta va interrumpiendo estos movimientos cada cierto tiempo para asegurarse de que el paciente está procesándolos correctamente. El objetivo es que esta información sea procesada para llevarlo a una “resolución adaptativa” y disminuir la carga emocional negativa.

De esta forma, la red neuronal del paciente se va limpiando gracias a este método, quedando registrado el acontecimiento de manera sana, sin la emoción que le da un rasgo negativo, y desapareciendo los síntomas dañinos de un modo rápido y concluyente. Por este motivo, se usa en la curación de muchas patologías. Por ejemplo, fue aplicado para tratar estrés postraumático en personas afectadas por los atentados terroristas del 11-S y 11-M. Este tipo de acontecimientos dejan al cerebro sin una respuesta adecuada, pudiendo dar lugar a problemas como insomnio, ataques de pánico, dificultades para concentrarse y otra serie de importantes anomalías emocionales.

El cerebro hace que olvidemos este tipo de acontecimientos tan negativos, pero sin haberlos procesado correctamente. Lo que deriva en los trastornos mencionados. Así pues, el EMDR permite acceder a estos momentos traumáticos y a medida que el paciente va recordando, este método hace que vayan perdiendo fuerza. El paciente recuerda el evento, pero sin la carga emocional negativa, poniendo de esta forma solución al problema.

¿Cuántas sesiones de EMDR son necesarias para superar un trauma?

El tipo de problema y gravedad del mismo serán los factores que determinen la cantidad de sesiones que necesitará cada paciente para curar su trastorno. Pero dada la eficacia de este método, un tratamiento normal suele durar una media de 10 sesiones, que tienen lugar una vez a la semana. No obstante, si el paciente llega con predisposición de solucionar su problema concreto, el número de sesiones puede incluso reducirse a la mitad.

Por supuesto, es fundamental que los terapeutas que apliquen este método estén plenamente cualificados y entrenados, ya que debe saber cómo administrarlo adecuadamente y ayudar al paciente a hacer frente a sus recuerdos negativos. Si el terapeuta no está capacitado formalmente en EMDR, podría no solamente resultar ineficaz, sino que incluso podría ser perjudicial para el paciente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar